Home English Russian French Bulgarian Polish Deutsch Slovak Spanish Italian Greek Esperanto
search help
search in titles only
  FontSize-- FontSize++  

 La Verdad absoluta

La primera conferencia matutina del Maestro 21 de Septiembre de 1930, Sofía, Izgrev

¿Han aprendido la oración de Daniel?

Cada quien, lea el Evangelio de Juan. Es bueno que cada quien traiga consigo la Biblia. Les he dicho: cualquier cosa que hagan — háganla por Dios. Cuando entren a clase, guarden silencio, estén concentrados.

Como discípulos, ustedes deben decir la Verdad. Al discípulo no le está permitida mentira alguna. La mentira es un doble pecado. Cuando cometen un error y no quieren admitirlo, están mintiendo. A ustedes se les pide que santifiquen el Nombre de Dios. Si no lo hacen, vendrán otros, ellos santificarán el Nombre de Dios. Si aman a Dios, mantendrán Su Nombre sagrado, y al mismo tiempo, respetarán a la gente también.

Dicen que a veces actúo de modo humano. Si eso es así, siempre actuaré de modo Divino. De cualquier modo que actúe con la gente, ellos son siempre desagradecidos. Dios les dio la Vida, les dio mente y corazón, les dio todos los bienes y ellos, una vez más, no son agradecidos. Durante miles de años Dios ha trabajado para ustedes, pero de nuevo son desagradecidos. Está dicho en la Biblia: "El buey reconoce a su amo, pero Israel no conoce a Dios." Si un hombre no modera su mente y su corazón, ¿cómo llegará a conocer a Dios? Si discutes con toda la gente, ¿cómo vas a servir a Dios? Esto se refiere a todos sin excepción. No hay ninguno entre ustedes que sea como debería ser.

Hoy les digo a todos. Si no están satisfechos, váyanse al mundo, allí les espera un látigo. Si no hacen la Voluntad de Dios, nada quedará de ustedes. ¡Deben saber esto! Aquellos que hacen la Voluntad de Dios, sus obras brillarán. Está dicho en la Biblia: Sed perfectos como vuestro Padre en los cielos es perfecto (Mat 5:48). Ahora, llevaré a cabo un experimento para ver quiénes de ustedes son perfectos y quiénes no. Derramaré un poco de gasolina sobre ustedes y prenderé un cerillo para ver si se encienden o no. Si se encienden y se queman, sabrán por sí mismos quiénes son. Si no se queman, de nuevo sabrán quiénes son. El hombre necesita conocimiento. Si el conocimiento no eleva la vida humana, no es verdadero. Es una carga con la cual el hombre no pueda armonizarse por sí mismo. Si el conocimiento no se transforma en Luz bajo la cual un hombre pueda leer, no es verdadero conocimiento. Lo más que la conciencia de un hombre despierte, tanto más se incrementa su Luz. Sabiendo esto, trabajen en despertar su conciencia, no la dejen dormir. En el Reino de Dios sólo el hombre con una conciencia despierta puede entrar. Ahí no se aceptan ancianos, enjutos, con brazos y piernas temblorosos. Recuerden: en la Escuela Divina, se acepta sólo gente joven. -¿Qué pasará con los ancianos? - Los ancianos deben rejuvenecerse y los jovenes volverse un Sol y brillar. Esto pide la Divina enseñanza. Ella aporta orden y organización a todos lados. El discípulo aporta la fragancia de las flores. La Divina enseñanza excluye cualquier impureza.

Algunos de ustedes todavía están sujetos a la iglesia, a los sermones de sus pastores. Éstos son libres, que se vayan con ellos para que los sermoneen. Si creen que la enseñanza del mundo es la correcta, váyanse al mundo. Entonces yo seré libre. Sepan una cosa: si buscan un camino fácil para la salvación, no lo encontrarán en ninguna parte. Donde el Amor Divino está falseado no puede existir salvación alguna. Podrá haber mentiras efímeras, más no lo que buscan. Observándolos, veo que algunos han venido a mí con el único propósito de que les revele ciertos secretos. Éstos podrían estar conmigo durante miles de años, pero nada les revelaría. ¿Por qué? - Porque aún no están preparados para este conocimiento. Después se quejarán que no les he tenido la consideración debida. ¿Cómo voy a respetarlos, como ellos esperan, cuando han tratado de mentirme? - "El Maestro no me trató bien." -¿Cómo puedo tratarte bien, cuando pisoteas la Verdad? ¿Qué actitud puedo tener con alguien que profana con su mente el conocimiento Divino y mancha con su corazón el Amor de Dios? Esto tiene que ver con todos ustedes - no excluyo a ninguno. Entre ustedes no hay ninguna persona realmente justa. Por eso, te digo: si tu injusticia no se transforma en Justicia no puedes llegar a ser un hombre. Si la injusticia en el mundo se transforma en Justicia, algo bueno puede esperarse de este mundo. Traten de decirle a alguien hoy día, que no es justo. Dirá: "Mi padre es una persona noble, mi madre es justa." Pregunto: ¿Qué dirán de la honestidad de un pueblo si el mismo hijo del rey está robando? Por tanto, si ustedes, los que hacen la Voluntad de Dios, también roban — dónde está su honestidad? - "Pero yo cumplí con todo lo que se me pidió". ¿Pero, sólo una vez? No se hagan sirvientes del demonio, de las fuerzas negativas. Si no aplican el conocimiento Divino, se toparán con el conocimiento de la logia de la oscuridad, de la cual vienen todas las desgracias. - "Pero, Dios nos ayudará." ¿Cómo les va a ayudar, cuando no tienen un elevado ideal -"Rezaremos." Rezarán, pero no recibirán respuesta a su oración. ¿Creen que si no tienen éxito, Dios estará con ustedes? Hasta que llegues a ser uno con Dios, tengas Paz inalterable en su alma y cumplas con Su Voluntad, nunca podrás alcanzar el éxito por completo.

A todos se les pide que pongan orden y organización dentro de ustedes mismos; que venzan ese conjunto de espíritus violentos en su interior. Tú eres el presidente de esa compañía. Si fracasas en poner orden y organización dentro de esa compañía, nada quedará de ti. No trates de excusar a sus miembros. Ninguna mentira está permitida. No distorsionen la Verdad, tampoco tergiversen mis palabras. No mientan en mi nombre, no se los permito. Recuerden: Quienquiera que mienta en mi nombre, nada quedará de él. - "Así dijo el Maestro." Diez veces comprueben lo que les he dicho, pero no mientan en mi nombre. ¡Tampoco mientan en Nombre de Dios! En la Escuela, absolutamente ninguna mentira está permitida. Después de todo eso, alguien vendrá y comenzará a hablar de Amor. ¿Qué puedes decirle al que tiene hambre de Amor? Da de comer al hambriento, y nada más. Alimentándole, has cumplido la Voluntad de Dios. Alguien vendrá y dirá que Dios se le ha aparecido. Esta es una mentalidad superficial. Ya pasó el tiempo de semejantes mentiras. Si de aquí en adelante, Dios puede hablarnos - ¿dónde queda la Verdad? El capullo que ha llegado a florecer hoy día, se ha preparado durante largo tiempo para este proceso. Muchas veces ha florecido este capullo. Dices: "Ya salió el Sol." - Muchas veces ha salido el Sol, pero tú no lo has visto. Por tanto, si aún no has florecido, asegúrate de florecer. La fuerza del hombre está escondida en la apertura del capullo, en su florecimiento.

Jóvenes y ancianos - todos deben comprender correctamente la Vida. Algunos de ustedes piensan que ya no hay más qué aprender. ¿Ya aprendieron la ley del sacrificio? ¿Conocen qué relación tiene con la Vida? Mientras vivan aprendan a sacrificarse. Se les exige que vivan correctamente, para que puedan corregir su Vida. Si ustedes mismos no la corrigen, yo la corregiré. ¡Pero, ay de ustedes entonces! Semejante enmienda tendrá lugar como jamás lo hubieran pensado. Ya verán lo que sucederá; pero, no esperen que llegue ese día. Si piensan que cuando llegue la guerra, sus asuntos se van a solucionar — están perdidos. No esperen que el Sol se ponga para arreglar sus asuntos. No, sus asuntos se solucionarán mientras brilla el Sol. Hagan uso de este momento. Purifiquen sus corazones de acuerdo con la Libertad que Dios les ha dado. Pues lo que sea que un hombre siembre, eso cosechará (Gál 6:8). La Ley es estricta. Lo que sea que uno haga — uno mismo sufrirá las consecuencias. En el futuro, el padre no será responsable de su hijo, ni la madre de su hija. Ha pasado el tiempo en que los padres eran responsables de sus hijos. Algún tiempo, por el mal, pagó hasta la cuarta generación. Ahora, cada uno será responsable por sus errores. Ni uno, por nadie más, pagará.

Por tanto, quien venga a clase necesita conservar la armonía. Que cada quien tenga paz interior. Cuando vengan aquí, en vez de conversar, abran el Evangelio y lean. Para la próxima vez, ¡cada quien abra el Evangelio y léalo! Si uno no tiene la posibilidad de traer todo el libro, copie sólo el capítulo definido para leerlo. De otra manera, no tiene sentido, reunirnos. Si la Bendición de Dios no se manifiesta sobre nosotros, ¿cuál es el sentido de nuestras reuniones? No está permitido jugar con Dios. ¡Esto es lo más peligroso en el mundo! Se encuentran ante Dios para pedir esto o aquello, y hacen cualquier cosa que llegue a su mente. Prometen algo sin cumplirlo. No, ya que prometiste algo a Dios, lo cumplirás. Ya que dijiste que servirás a Dios, cumplirás tu promesa. Incluso si te cuesta la vida, servirás a Dios.

Observándolos, veo que han estado holgazaneando, ya no trabajan como antes. Quieren ser libres. La pereza no es libertad. Vivan y trabajen de tal manera que todos puedan ver que hay algo especial en ustedes. Que todos vean lo Divino en ustedes. - "Tenemos debilidades, somos humanos, ¿verdad?" -Cada uno puede tener cierta debilidad, pero la mentira está excluida. ¡No le está permitido a uno mentir! Yo tengo la mayor repugnancia por la mentira. ¡Todo puede serle perdonado a un hombre, pero la mentira — jamás! Sus otros pecados pueden ser perdonados, pero una mentira nunca es perdonada. Cuando nos reunamos, una cosa quiero de ustedes: que estén libres de mentira. Quiero ver que progresen, pero sin mentiras. ¡Absolutamente ninguna mentira! Jamás permitas que una mentira se interponga, entre tú y Dios, como obstáculo. Donde está presente la mentira, ahí todos los asuntos se arruinan. No pongan barreras entre Dios y su alma. No pregunten a quién se refiere esto. Se los digo a todos. Esto tiene que ver con todos, sin excepción. No hablo sólo de Pureza Absoluta. Antes de que logren la Pureza, deben excluir la mentira de su camino. Ésta interrumpe cualquier desarrollo. Después de la mentira, viene la muerte. Aquél que miente, él mismo corta el hilo de su vida. Trabajen en sí mismos para liberarse de la mentira. Sólo así, llegará la Paz. Dondequiera que la mentira existe, allí no es posible que haya Paz. ¡Acostumbran mentir pero hablan de Paz! La Paz llegará cuando la mentira cese de existir. La Paz debe estar entre Dios y nosotros. Cristo dice: Mi paz os doy.

Ahora, cuando salgan de clase, dirán que el Maestro los regañó. Esto no es un regaño. Digan: "El Maestro pide que nos liberemos definitivamente de la mentira". Esta es la Verdad. Si no dicen la Verdad, ustedes están haciendo uso de otra mentira. ¿Por qué afirman algo que no se ha dicho? Me encontré con una joven hermana y la miré. ¿Por qué la miré? - Quise decirle que no mintiera. Se lo estaba diciendo mentalmente: "Tú eres joven. Ahora estás recién entrando en el mundo, y estás mintiendo." Encontré una hermana anciana. La miré, también. Le dije mentalmente, "Hermana, tienes un pie en la tumba. Cuídate de no mentir." Los jóvenes, y los ancianos también, deben decir la Verdad. Algunas veces me miran con recelo. Con esto, la gente me está preguntando: "¿Por qué permites a tus discípulos mentir? ¿Por qué permites también a los espíritus mentirnos?" Así, me están haciendo su cómplice. No, yo no puedo ser su cómplice. Existe algo en lo que no puedo tomar parte — esto es, la mentira.

Dirá que es imposible sin la mentira. - Es posible sin la mentira también. ¡Sin la mentira será a partir de ya! Yo soy bastante indulgente hacia ustedes. ¡Todos sus pecados pueden ser perdonados, pero la mentira — jamás! Cualquier otro pecado es preferible a la mentira. Si un hombre nunca ha cometido un solo pecado, pero sólo está mintiendo — esto es igual a haber cometido todos los pecados. A este respecto, él es el más grande pecador, él es incorregible. El demonio es el padre de la mentira. Porque él está mintiendo, nadie puede salvarlo. Si él dejara de mentir, el resto de sus pecados se perdonarían fácilmente. Recuerden: la mentira no tiene perdón. - "¿Qué hacer cuando pase por mi mente un pensamiento falso?" - Tómalo de una oreja y échalo fuera con las palabras, "¡Ninguna mentira!" Estas son las Palabras del Maestro. -"¿Qué hacer después?" - Dirás la Verdad. Y cuando te pregunten, qué está diciendo el Maestro, di, "El Maestro nos está hablando de echar fuera a la mentira." Dirán que estoy enojado. Esto es una mentira. El enojo no es de ayuda alguna.

¿Qué hacer con mi enojo? Esto significa que me turbaré, elevaré mi voz, gritaré. No, con esto, nada puede lograrse.

Repito: ¡Ninguna mentira! Recuerden: si desean tener la Bendición Divina este año, renuncien a la mentira. De otra manera, lo perderán todo. Espero que ninguno de ustedes se perjudique. Yo apoyo su interés. Si los dejo con la mentira, se confundirán por completo. La mentira no es una cualidad innata al hombre; ha sido injertada de otra cultura. Ustedes no pueden quererla. La mentira tiene un origen bestial.

Leeré, el primer capítulo del Evangelio de San Juan: En el principio fue la Palabra, y la Palabra estaba con Dios. (Jn 1:1) Por la "Palabra," quiero decir, Sabiduría. Esto significa que estaba presente en el principio, la Sabiduría.

Y la Luz brillaba en la oscuridad, y la oscuridad no podía vencerla. (Jn 1:5) ¿Por qué no podía vencerla? - Porque la Sabiduría estaba presente allí.

Y la Palabra se hizo carne y vivió entre nosotros. Y hemos visto Su gloria — la gloria como unigénito del Padre — llena de gracia y de verdad. (Jn 1:14) - Donde existe la Gracia, donde existe la Verdad — no existe mentira en absoluto. Donde la mentira existe — no existe la Gracia, ni la Verdad, ni la Palabra, tampoco hay Sabiduría.

A Dios nadie lo ha visto jamás; sólo el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer. (Jn 1:18) ¿Por qué nadie ha visto a Dios? - Porque la mayoría de la gente hace uso de la mentira. Todo aquél que miente, no puede ver a Dios. Si deseas verLe, líbrate de la mentira.

Él confesó y no negó. Confesó: — Yo no soy el Cristo. Y Le preguntaron: — ¿Qué, pues? ¿Eres tú Elias? Dijo: — No soy. — ¿Eres tú el Profeta? Y respondió: — No. (Jn 1:20-21) Aunque era un hombre valiente, el profeta Elías había sido atemorizado por una mujer y había huido al desierto. Este temor permaneció en Juan también. Por esta razón, cuando le preguntaron si él era Elías, lo negó. ¿A quién renunció? - Al cobarde Elías.

Dijo: — Yo soy "la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor", como dijo el profeta Isaías. (Jn 1:23-24) Juan quería decir que no era aquel Elías, quien mató a los profetas. Él es aquélla voz que dice, ¡Enderezad el camino del Señor! Esto significa que Juan no es el viejo Elías, sino el nuevo.

— ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el Profeta? (Jn 1:25)

Yo no lo conocía; pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: 'Sobre quien veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo.' (Jn 1:33) Éste dice la Verdad. Aquél que miente — sobre él, el Espíritu no puede descender.

Y yo lo he visto y testifico que este es el Hijo de Dios. (Jn 1:34) — ¿Quién es el Hijo de Dios? — Quien nunca miente.

Volviéndose Jesús y viendo que lo seguían, les dijo: — ¿Qué buscáis? Ellos le dijeron: — Rabí — que significa "Maestro", — ¿dónde vives? Les dijo: — Venid y ved. Fueron y vieron dónde vivía, y se quedaron aquel día con él, porque era como la hora décima. (Jn 1:38-39) Cristo vive allí donde no hay mentira.

— Hemos encontrado al Mesías — que significa "Cristo". — (Jn 1:41) Esto significa: hemos encontrado a Aquél quien nunca miente. Hemos encontrado al hijo de José, quien nunca miente. Natanael le dijo: "Pero ¿qué cosa buena puede salir de Nazaret?." Felipe le contestó: "Ven y verás." Dicho de otra manera, ¿de Nazaret puede salir el hombre que no miente?

Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: — ¡Aquí está un verdadero israelita en quien no hay engaño! (Jn 1:46-47) - Este es un hombre quien está listo para hablar con la Verdad.

Y agregó: — De cierto, de cierto os digo: Desde ahora veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del hombre. (Jn 1:51) - El Hijo vino cuando la mentira necesitó ser arrojada hacia afuera.

Y así, este año trabajen en aquello que es bueno ante Dios. No piensen sólo en ustedes. Si creen que Dios vive en toda la gente, trabajen en pro común. Entonces, Dios también verá a través de los ojos de todos, que ustedes están cumpliendo Su Voluntad. Vienes a pedirme que te preste 100 levs. Advierto que con este dinero intentas comprar una cuerda, con la cual ahorcar a alguien. ¿Estaría cumpliendo la Voluntad de Dios si te doy el dinero? Estaría cumpliendo la Voluntad de Dios si mandara a un par de gentes a darte una buena paliza y en camilla te lleven hasta la cama. Después de eso, yo mismo vendría a curarte. Esto es lo que significa cumplir la Voluntad de Dios. Por tanto, los sufrimientos se presentan para prevenirte de cometer el crimen que intentas hacer. Te golpearán, estarás enfermo durante algún tiempo, pero permanecerás en lo correcto. Mientras caminas, te caes y te fracturas la pierna. ¿Por qué? - Te has equivocado de algún modo. La pierna sufre en tu lugar, pero esto te enseñará a no equivocarte. Ésta rechazó servirte. Dijo: "Dios me ha hecho, para servirte, pero sin ninguna mentira. Si me obligas a mentir, no me moveré de mi lugar."

En verdad, no existe nada más bello que encontrar a un hombre en quien no hay mentira alguna. No existe más bello rostro que aquél del que nunca miente. Es un rostro angelical. Cualquier cosa puede decir, pero una mentira — ¡jamás! Aquél que no miente, carga los pecados de la gente. Aquél que miente, carga sus propios pecados para los cuales no hay redención. Son los pecados del demonio.

Si les preguntan: "¿De qué les habló el Maestro hoy?" digan: "De vivir sin mentiras." Aquí está la Verdad. Diríjanse a Dios con el siguiente pensamiento: "Señor, mi alma desea que la Paz llegue plena." - ¿Dónde está la Paz? - Donde no existe la mentira.

Ahora ustedes, los de Sofía, durante toda la semana se levantarán a las cuatro y media para llevar a cabo el programa de oraciones. Inmediatamente después de levantarse, se dirán a sí mismos: "¡Sin mentira!" Romperán sus lazos con la mentira. Se divorciarán de ella. La mentira es la mujer, y ustedes son el hombre. Yo les divorcio de esta mujer. Ninguno tiene derecho de casarse con la mentira. ¡Permanecerán vírgenes! La mentira es la primera mujer — la adúltera. Si se unen a ella y dan a luz hijos, ¿piensan que ellos serán buenos? ¿Piensan que ellos tendrán deseos sublimes? ¡Ninguna unión con la mentira! Si están por casarse, les aconsejo que se unan a la Verdad. Alguno me pregunta que si se casa. - Cásate, pero sólo con la Verdad. - ¿Debemos casarnos? - Cásense. - ¿Con quién? - Con la Verdad. Quien entra a clase debe divorciarse de la mentira y casarse con la Verdad. Si el padre está unido a la mentira, le abandonarán a él también. Si sus familiares están unidos a la mentira, los abandonarán, también. Este es el significado del versículo: Renunciará a su padre y a su madre. Renuncias a ti mismo y a todos aquellos que te incitan a mentir. - ¿Con quién nos casaremos? - Con la Verdad. - ¿A quién amaremos? - A la Verdad. Amarás a la madre y al padre que sirvan a la Verdad.

Amarás al hermano y a la hermana que sirvan a la Verdad. Amarás a los familiares y amigos que sirvan a la Verdad. Amarás a los animales y a las plantas que sirvan a la Verdad.

¡La Verdad Absoluta! Este es el ideal de las Nueva Enseñanza. ¡La Verdad Absoluta! Este es el ideal de la Nueva Humanidad. Conserven este ideal en su alma.

 

Home English Russian French Bulgarian Polish Deutsch Slovak Spanish Italian Greek Esperanto

About    Search History    Top 100    Search Help