Home English Russian French Bulgarian Polish Deutsch Slovak Spanish Italian Greek Esperanto
search help
search in titles only
  FontSize-- FontSize++  

 La voz de Dios

Conferencia del Maestro frente a la Clase Oculta General, 26 de Agosto de 1930, Sofía - Izgrev

Existe una filosofía interior de Vida que define el camino del hombre. Para alcanzar esta filosofía el hombre tiene que hacer unos esfuerzos concientes, trabajar sobre sí mismo. Si les preguntan porqué han venido a la Tierra, cuál es su propósito, dirán: sólo Dios sabe; Él los ha creado - Él sabe cuál es su propósito. Esta es una afirmación en general. Así habla quien no piensa. Pero el hombre tiene que saber porqué ha venido a la Tierra, cuál es su trabajo en especial. Si le preguntan esta cuestión a un buey, a una ave, a un pez, cada uno de estos seres responderá de acuerdo al grado de su evolución. El buey dirá que su trabajo en específico, es moverse de un lado a otro y si alguien lo ataca, defenderse con sus cuernos; el ave dirá que su propósito es volar; el pez - nadar. ¿Qué dirá el hombre de esta pregunta? - Si ha pensado en esta pregunta, puede darse una respuesta satisfactoria. Todo el que se ha respondido a la pregunta porqué ha venido a la Tierra, puede ser llamado, un hombre feliz. Ha alcanzado paz interior y tranquilidad.

Por tanto, quien comprende el significado de la Vida, ha logrado la iluminación de sus creencias y como resultado del cual, evoluciona correctamente. Camina con seguridad, con los ojos abiertos, por su sendero. Cualquier clase de dificultades y contradicciones que encuentra, los resuelve fácilmente; este hombre se interesa por todo en la Vida. Un enfermo también abre sus ojos pero sólo ante las medicinas y la comida, con las que cuenta para recobrar sus fuerzas. Tan pronto como toma su medicina y comida, de nuevo cierra sus ojos y comienza a quejarse. ¿Por qué se queja el hombre? - Porque está pasando por un camino difícil. Así que, el enfermo se queja porque el camino por el que pasa, es peligroso. Viendo por lo que tiene que pasar, cierra sus ojos para no ver. El enfermo es cobarde. Cuando está sano, un hombre camina con sus ojos abiertos. ¿Por qué? - El sendero por el que camina es bello y fácil. En tanto no encuentra dificultades, no teme. Tan pronto como encuentra una dificultad, el hombre cierra sus ojos y comienza a quejarse. Un hombre sensato que entiende el significado de la Vida, incluso a través de las dificultades, camina con ojos abiertos y sin temor.

El hombre ha venido a la Tierra a aprender. Como estudiante de la Vida tiene que aspirar por conocimientos positivos que le puedan impartir profunda Paz interior. Por esto, nosotros decimos que la tarea del hombre es, primero, llegar a conocerse a sí mismo y luego a quienes lo rodean; comenzar a trabajar primero consigo y luego con su prójimo. Tomar sobre su espalda la corrección del mundo no está en sus fuerzas y posibilidades. ¿Puede un hombre ocuparse de la alimentación de toda la gente? ¿Es capaz de responder la pregunta de qué pasa con los muertos y adónde van ellos? ¿Puede llevar cuentas de la Vida de todos los que nacen? ¿Por qué nace y por qué muere el hombre? - Aquello que la Vida le da al hombre, lo mismo se lo da la muerte. La Vida como la muerte, simultáneamente le dan al hombre tanto ciertas bendiciones, como desgracias. Para uno la muerte es felicidad, para otro - desdicha. Para uno la Vida es felicidad, para otro -desgracia. La felicidad y la desgracia son cosas relativas. Depende del hombre hacer su Vida feliz o desdichada. Si vive conscientemente y obedece las leyes Divinas, el hombre alarga su Vida. Al no obedecer las leyes Divinas, el hombre acorta su

Vida y se vuelve desdichado.

Mientras viva el hombre, tiene que ver la Vida como una gran bondad. Para usar prudentemente esta bondad, tiene que cumplir la Voluntad de Dios. Por lo que se refiere a los creyentes, éstos dicen que están cumpliendo la Voluntad de Dios. ¿Qué se entiende bajo las palabras "cumplir la Voluntad de Dios"? Sólo cumple la Voluntad de Dios quien es sano, fuerte, sensato. Éste está conectado con Dios y su oración siempre es aceptada. ¿Qué dirían de alguien que fanfarronea de tener un amigo millonario y no tiene cinco monedas en su bolsillo? Es imposible andar descalzo, hambriento y en andrajos y tener un amigo rico. Es imposible estar cumpliendo la Voluntad de Dios y al mismo tiempo estar enfermo y viviendo en la pobreza. Aunque un hombre cumpla la Voluntad de Dios, Dios no lo privará de bienes. Él dio agua, aire, Luz, comida en abundancia para la gente, pero muchos están enfermos y sufren hambre y privaciones. ¿Quién es culpable de eso? Si el recipiente de un hombre está roto, y cualquier cosa que se sirva en éste, toda se sale, ¿quién es culpable de eso? -El recipiente. ¿Quién rompió el recipiente? - ora el alfarero, ora quien la haya estado usando. Ni la primera ni la segunda situación salva al hombre. Lo importante es que su recipiente está roto y tiene que ser cambiado. Tiene el derecho de cambiar el recipiente roto por uno entero.

Y así, cuando oigan a alguien quejarse, que sus asuntos no van bien, sabrán que su recipiente está roto. Cualquier cosa que eche en éste, se sale. Al fin y al cabo el hombre constantemente pierde. Algunas veces las pérdidas son grandes, otras veces - pequeñas. Si echan agua en un recipiente roto y se sale, la pérdida no es grande, porque en la Naturaleza hay agua en abundancia: por un lado puedes echarle, mientras por el otro lado fluye. Sin embargo, cuando se refiere a aceite de rosas, por ejemplo, la pequeña pérdida de éste, se refleja mal no sólo en el individuo sino en su hogar entero. El cuerpo humano no es otra cosa sino un recipiente que se le ha dado para trabajar. Este recipiente tiene que estar sano para que contenga el precioso aceite, por largo tiempo. El precioso aceite que es puesto en el jarro humano, representa la Vida misma. Cuando el recipiente se rompe, el aceite de rosas sale y el hombre comienza a envejecer. Una vez que la Vida comienza a escaparse, un hombre se vuelve indispuesto y se queja que sus piernas ya no lo sostienen, se siente mareado, el pecho le duele, no puede pensar prudentemente, su vista está fallando, etc. Esto indica vejez prematura, de lo que se ve que el hombre ha perdido la correcta relación con la Naturaleza Sensata. ¿Qué tiene que hacer en esta situación? - Tiene que restablecer la correcta relación con la Naturaleza Sensata y comenzar a renovarse.

Cada hombre, justo o pecador, puede romper su relación con la Naturaleza Sensata, también puede restablecerla. Con un acto equivocado el justo puede romper su conexión con el mundo espiritual. Con una buena obra el pecador puede restablecer su conexión con el mundo espiritual. Esto es muy natural. Si un pecador respira aire puro, obligatoriamente estará sano. Si un justo respira aire contaminado, llegará a enfermarse. Sin embargo, el primero como el segundo pueden estarlo temporalmente, también puede estarlo permanentemente. Es imposible para el justo, quien vive bien, permanecer en una atmósfera no pura. Es imposible para el pecador, pecar y usar aire puro. Si el justo se preocupa, perderá su salud. Si el pecador no se preocupa y mantiene su paz interior, siempre estará sano. Dios dio al hombre una mente para que pensara y no se preocupara. "Pero, ¿por qué el mundo fue creado así?" - Esto no es asunto suyo. ¿Cuál es el credo más correcto? - Estas son cuestiones que no se resuelven sólo con teoría. Necesitan aplicación práctica. Para responder la pregunta de qué credo es el más correcto, uno tiene que seguir los resultados de un credo dado, aplicado en la Vida. En las Escrituras está dicho: "Por sus frutos los conoceréis". Lo mismo puede decirse de cada credo. Si estás sano, fuerte, tu credo es correcto. Si estás enfermo, ignorante y débil, tu credo no es correcto. Aunque puedas explicar la razón de tu debilidad e ignorancia; esto no te será útil. Cualquier explicación y excusa que den, no desaparecerán la debilidad y la ignorancia.

Entre Dios y el alma humana existe una conexión de la cual el hombre a cada momento debe ser consciente y cuidarse de no interrumpirla. Si esta conexión no existe, el hombre no puede darse una idea ni de Dios ni de sí mismo. Él ve a los demás, se ve a sí mismo también, pero no tiene idea qué representa el hombre. Él sabe que el hombre tiene ojos con los que ve; oídos con los que oye; una nariz con la que huele; una boca, con la que habla, pero esto no es suficiente. El hombre tiene que conocer el propósito de cada miembro de su organismo. Dirás que tienes brazos y piernas; pero tienes que conocer la función exterior e interior de las manos y de los pies. El propósito de las manos no está sólo en el trabajo que hacen. El propósito de los pies no está sólo en caminar. Todos los miembros del cuerpo humano tienen una función exterior e interior.

Cristo ungió con lodo los ojos del ciego, y éste pudo ver. Los eruditos de aquél tiempo se reunieron alrededor de Cristo y comenzaron a preguntarLe qué había sucedido con el ciego, pues ya veía. Ellos querían saber si era ciego de nacimiento, y si era ciego de nacimiento, cuál había sido la razón para ello: ¿había pecado él o sus padres? Entonces bien, de acuerdo a la filosofía de aquél tiempo, era imposible que un hombre naciese ciego sin ninguna razón. Cristo les respondió: Ni él ni sus padres pecaron, sino para que las Obras de Dios se manifestaran sobre él. La gente de aquel tiempo no comprendían lo que Cristo les decía, pero la de hoy tampoco comprende. Alguna gente comprende la Enseñanza de Cristo, pero la mayoría no la comprende. Después de haberle hecho muchas preguntas a Cristo, la gente quiso saber porqué abrió los ojos del ciego. Tiene sentido preguntar porqué alguien le ha sacado los ojos a otro, pero preguntar a Cristo porqué abrió los ojos del ciego, esta pregunta está fuera de lugar. La ceguera es una limitación que tiene que ser eliminada. Cristo encontró al ciego y abrió sus ojos. ¿Puede existir un acto más natural que ese? En aquél tiempo había muchos ciegos en Israel, pero Cristo no abrió los ojos de todos, sino sólo de uno. ¿Por qué?

- Él tenía una relación con él. En verdad, después que su vista fue recobrada el ciego llegó a ser un discípulo de Cristo. Cristo vino a la Tierra a ayudar a aquellos que exterior o interiormente, fueran ciegos, pero al mismo tiempo estuvieran preparados para cumplir la Voluntad de Dios. Aquellos que no están preparados para hacer la Voluntad de Dios escucharán y mirarán, pero nada verán ni oirán. Antes bien, no está destinado a todos tener sus ojos y oídos abiertos para ver y percibir la Palabra Divina.

Ahora, lleven el hecho de abrir los ojos del ciego a su Vida espiritual y vean si no existe ceguera semejante también en ustedes. ¿Cuándo se abren los ojos espirituales del hombre?

- Cuando en lo profundo de su alma desea a recobrar su vista, para servir a Dios y cumplir Su Voluntad. También el ciego de nacimiento, cuyos ojos Cristo abrió, llevaba en sí mismo el deseo de cumplir la Voluntad de Dios. Debido a este deseo estaba esperando que alguien llegara y lo ayudara.

De acuerdo a la filosofía hindú dirán que este hombre ha liquidado su karma, por esta razón tiene que recuperar su vista. De este modo, decimos que el karma le dejó. ¿Qué significa que el karma deje a un hombre? ¿Cuándo deja el karma a un hombre? - Cuando ve que no hay nada más que tomar de él. Viéndolo, el karma dice: "Nada se puede sacar de este hombre". ¿No actúa el lobo de igual manera? Cuando encuentra una oveja enferma el lobo empuja su panza y la deja. Él dice: "Yo no como ovejas enfermas." Sin embargo, si encuentra una oveja sana, fácilmente toma lo mejor de ésta. La oveja enferma es libre, el lobo no la ataca, pero la sana está expuesta a sus colmillos. Esta es una explicación figurada del karma, que da la posibilidad de comprenderle.

Cada comprensión básica de cierta cuestión representa un círculo alrededor del cual están dispuestas todas las preguntas que se tengan. Alrededor del hombre, también, están formados círculos concéntricos, tal como también existen en la Naturaleza. ¿Dónde, en la Naturaleza, se encuentran los círculos concéntricos? Cuando observan una sección transversal del tronco de un árbol, ven que está compuesta de varios círculos concéntricos. A partir de estos círculos sabemos la edad de la planta. ¿Por qué se forman círculos y no cuadrados u otras formas geométricas? - Porque la circunferencia, como línea curva encuentra menos resistencia que la recta. Por supuesto, durante su crecimiento, las plantas buscan el camino con menor resistencia. Este es uno de los métodos de la Naturaleza. Para no consumir en vano sus energías la Naturaleza busca siempre el camino con menor resistencia.

Y así, si va por el camino de menor resistencia, el hombre obedece una de las reglas de moralidad en la Naturaleza. La gente contemporánea también, habla de moralidad, juzga o aprueba los actos de sus prójimos, pero si examinan sus propios actos, verán que unos cuantos de éstos se corresponden con las reglas de moralidad. Además, en la palabra humana existe la moral. Si no obedece esta moralidad, el habla es grosera, inexpresiva, desagradable. Sólo el hombre que habla de acuerdo con las reglas de la moralidad es quien posee la suavidad necesaria. A propósito de dicho hombre, se dice que habla dulcemente. Si carece de sutileza en su carácter, cualquier cosa que un hombre diga, sonará igual. Si le dicen a alguien que le aman o le odian - todo esto suena igual. Si le dicen que lo quieren o que lo odian - una y otra sonarán igual. El hombre necesita sutileza. La sutileza da expresión, entonación y el contenido de las palabras sobresale claramente. Así fue la oración del profeta Elías, cuando quiso probar a los paganos que en el mundo existía un solo Dios, Quien escucha las oraciones de la gente y les responde. Cada palabra en su oración contenía sutileza, fuerza, entonación. Cuando Dios respondió a su oración, bajó fuego del Cielo y encendió la ofrenda que había colocado en su altar de los sacrificios. Los paganos también imploraron a sus dioses, pero ni los oyeron ni los escucharon. Ellos estuvieron gritando, pegándose en su pecho, apuñaleándose con navajas, pero sus dioses permanecieron sordos a sus oraciones. De la oración de profeta Elías se ha dicho que salió de lo profundo de su alma. Por esto decimos, que la oración de un hombre debe ser de su alma.

¿Cuándo está uno rezando desde su alma? - Cuando se encuentra en la hoguera donde será quemado. En ese momento olvida todo a su alrededor, no ve ni escucha nada. Su conciencia está ocupada exclusivamente con la idea de Dios. Entre Dios y su alma no existe ninguna barrera. Él tiene una relación directa con la conciencia de Dios. Cuando se pongan en oración ante Dios, deben tener la actitud de un niño preparado para la confesión, para admitir todos sus pecados sin justificación alguna en sí. ¿Por qué pecó? - Esto no es importante. Se le pide a un hombre que se confiese. En lo que respecta a la justificación, a la absolución, éste es el trabajo de Dios. Él sabe que el hombre no siempre puede comprender las cosas con claridad semejante, como para no cometer errores en absoluto.

Viendo sus pecados, algunos se excusan que el hombre es un ser débil y que es imposible no pecar. Esto no salva la situación. Cuando ha pecado, el hombre debe corregir sus errores. Si no corrige sus errores, llega a un estado interno de pecado, por la cual pierde su dignidad y fuerza. Toma conciencia que ha perdido aquello que le daba fuerza e impulso para crecer y evolucionar. En esta situación, cualquier cosa que la gente piense de él, lo importante es su estado interior. Una vez que ha corregido sus errores, reestablece su relación con Dios y se siente fuerte y valiente. Mira tranquilamente a los ojos a la gente y no es turbado por su opinión.

La gente contemporánea necesita nuevas comprensiones, que creen nuevas actitudes, un nuevo credo. Hoy día todos dicen que creen en Dios. ¿Qué clase de fe es ésta que no hace ningún sacrificio? Alguien dice que está preparado para saltar de una roca sólo para probar que su fe en Dios es fuerte. Fácil de decir, pero no todo lo que se dice, puede cumplir. Al hombre se le pide fe sensata y no imprudente. Cuando Satán tentó a Cristo, le hizo saltar del templo para ver si de veras los Ángeles Le sostendrían, para que no fracturase su pierna en una piedra, como está dicho en las Escrituras. Cristo no cayó en tentación, y respondió: ¡Vete de aquí, no tientes al Señor! Si esto fuera cuestión de tentar a Dios, que salte primero el que tiente a los demás. El hombre debe ser sensato. Saltar de una roca, por Dios - es un proceso interior. En algún caso, un hombre puede caer de una roca y quedar indemne. Esto se logra cambiando el peso del cuerpo. Esto se debe a leyes físicas que la gente no conoce aún. Por tanto, cada acción debe ser sensata. Si alguno quiere obtener algo de experiencia, en este caso tiene sentido saltar de una roca. Pero si con su salto se mata, tienta a Dios. Tal salto es irracional, no tiene ningún sentido.

Y así, la verdadera Fe, el verdadero Amor, implican trabajo. Si crees en alguien, trabajarás por él. Si amas a alguien, trabajarás por él. El amor es una ley de trabajo. Porque Dios nos ama, constantemente trabaja por nosotros. Él ha creado el mundo para nosotros, para que aprendamos y evolucionemos. Bajo la misma Ley, nosotros también, debemos trabajar por Él, hacer lo que Él desea. Esto significa cumplir la Voluntad de Dios, por Amor a Él. Es una ley: si amas a alguien debes portarte con él, de modo de satisfacerle. Si conservas su imagen Pura en tu mente y en tu corazón, él estará satisfecho contigo. Si no lo amas, tú no estás preparado para hacer algo por él. La gente goza de Vida, salud, fuerzas, gracias al Amor y cuidados de Dios y de los seres Evolucionados. Si Dios dejara de pensar en la gente, se desharían, desaparecerían de la faz de la Tierra. El Amor de la madre y padre, hermanos y hermanas, de los amigos, mantiene la Vida de un hombre. Porque le aman, ellos quieren que viva, y de esta manera mantienen su Vida.

Por tanto, el Amor mantiene la Vida. Donde hay Amor, también hay Vida. Donde el Amor está ausente, allí no existe Vida alguna. Tanto como sus parientes quieran que vivan, ustedes vivirán. Tan pronto como ellos quieran que mueran, ustedes perderán su Vida. Esta es una de las Leyes interiores de la Creación. Sabiendo esto, conserven su relación con Dios. Si desconectan su relación con Dios, su Vida también, se desconectará. Y cuando la Vida se desconecta, las desgracias se presentan una tras otra. Por tanto, si sufren, no busquen la causa de sus sufrimientos fuera de ustedes. Sepan que han roto sus sagradas relaciones con la Causa Primaria. ¿Qué deben hacer entonces? - ¡Restablecer su relación con la Causa Primaria! Tan pronto como restablezcan esta conexión, su Vida fluirá correctamente de nuevo.

Como estudiantes han estudiado las matemáticas, conocen la ley de las relaciones y observan que cuando una magnitud es cambiada, todo cambia. Si esta ley es válida en el mundo físico y tiene que ser respetada, cuánto más tiene que respetarse en la Vida síquica, donde la materia es más refinada y necesita mayor organización. Si les dan una línea recta y una curva, ustedes tienen que saber si existe una relación entre ellas, y si existe, conocer cuál es la relación. Las líneas rectas y curvas tienen una aplicación en la Vida. Si se encuentran con un mago, verán que él también lleva su varita mágica, es decir, la línea recta. Si encuentran un soldado, verán que él también, lleva su varita - la espada, es decir, la línea curva. El diablo también lleva su varita - su flecha y le dispara a quien encuentre. Hoy día, toda la gente lucha con líneas rectas o curvas, las cuales usan como armas. Si luchan por lo correcto o por lo equivocado, si es por el bien o por el mal, luchan sin cesar. Toda la gente actúa con sus armas de fuego. No hay un solo hombre en el mundo que no tenga un arma de fuego a su disposición. La lengua humana también es un arma que puede ser usada para mal, tanto como para bien. Si alguien quiere insultarte, inmediatamente pone a trabajar su arma de fuego -su lengua y te hiere. ¿Qué puede un hombre ganar si con su arma de fuego en su boca, con su varita mágica hiere a su prójimo?

En las Escrituras está dicho: De cada palabra vacía el hombre responderá ante Dios. ¿Cuándo sucederá esto? - En el Día del Juicio, es decir, en el día cuando el destino de la humanidad sea examinado.

El hombre es responsable de cada una de sus palabras, porque vive en un mundo armonioso, en un mundo de total orden y ordenanza. Cuando se encuentren ante el tribunal de Dios, responderán porqué han creado palabras de fuego, con las que han violado la armonía del mundo Divino. Por sí mismo, el mundo Divino es armonioso, pero con su incomprensión e ignorancia el hombre trae a este mundo desarmonía y piensa que el mundo, en general, es desarmonioso. El mundo humano es desarmonioso, más no el Divino. Debido a que estos mundos están entretejidos, parece que la desarmonía está en todo el mundo. No, la desarmonía es parcial y pertenece al mundo humano. Para que esta desarmonía pueda eliminarse, el hombre tiene que pasar por sufrimientos, a través de su destino, para ver sus errores. El escritor será juzgado por los malos libros a través de los cuales puso tentación e impureza en la Vida. El artista será juzgado por aquellas de sus pinturas, con las que introdujo algo vicioso en las mentes y corazones de la gente. Algunos artistas pintan al amor con imagen humana, con la imagen de Cupido - el Dios del amor, con una flecha en su mano. Ningún artista ha sido capaz hasta hoy de dibujar al Amor. En cualquier imagen en que le representan, están lejos de la idea del Amor. ¿Qué clase de amor es éste, que usa una flecha? Éste representa el amor del hombre, que en cualquier momento puede apuñalarte con su cuchillo. Tan pronto como no le gusta de algo, inmediatamente saca su cuchillo.

Cuando hablo del trabajo no satisfactorio de poetas, escritores, científicos, filósofos, artistas y músicos, tengo a la vista el trabajo futuro, que representa el fruto de la Vida interior, sensata, del hombre. Cada pensamiento, cada sentimiento que sale del fondo del alma humana, se refleja en su rostro, en todo su cuerpo. Estos, dan las líneas que el hombre mismo ha creado, sobre las cuáles su futuro, luminoso u oscuro, depende. Con su pensamiento, el hombre puede mejorar el estado de sus órganos. Por ejemplo, si el hombre se preocupa constantemente y guarda en su mente y corazón pensamientos y sentimientos monótonos, en poco tiempo su vista se debilitará. La gente que ha llorado mucho, que ha pasado por grandes preocupaciones y angustias, tienen la vista débil. El hijo de una madre muere y ella le llora toda su Vida. ¿Qué gana con su llanto? ¿Puede ayudarse a sí misma? - Por mucho que llore, nada conseguirá. El llanto no resuelve los problemas. Alguien pierde a su amor y comienza a llorar. Con llanto el Amor no se recupera. Si quieres recuperar a tu Amor de nuevo, regresa a Aquél en Quien él vive. Dios es Amor. Por tanto, busca al Amor en Dios y lo encontrarás.

Como discípulos, deben saber que las relaciones de la gente están definidas por sus relaciones con la Causa Primaria de las cosas. La gente no puede tener mutuas relaciones correctas, mientras no tengan relaciones correctas con Dios. Desde que se levanta de dormir, el hombre debe dirigirse a la Gran conciencia de la Vida, ponerse en contacto con Él y recibir al menos uno de Sus pensamientos, o al menos uno de Sus sentimientos. Tan pronto como el hombre haga esta conexión, su trabajo durante el día irá bien y él estará feliz, dispuesto a servir a todos sus amigos y conocidos. No hay nada más grande para el hombre, que Dios hablándole a través de sus pensamientos y sentimientos, dándole un impulso para trabajar. Esto significa darle sentido a la Vida de uno. Para quien ha dado significado a su Vida, todas las puertas están abiertas. Dondequiera que toque una puerta, se le abrirá de inmediato y le dirán, "bienvenido".

La gente de hoy día necesita una nueva filosofía y una nueva comprensión de la Vida. Necesitan un credo que los conecte con Dios. Si no pueden hacer esta conexión, su credo no es correcto. Se mueven en el camino equivocado, en el camino de las ilusiones. Para reestablecer la conexión con la Causa Primaria, al levantarse piensen en Él, Quién les ha dado la Vida. BúsquenLo, piensen en Él hasta que reciban por lo menos uno de Sus pensamientos. ¿Cómo sucederá esto? - Lean algo de la Biblia, o de la Vida de los santos, de la gente buena y grande. Después de eso, pueden comenzar con su trabajo. En tanto no den alimento a su mente y a su corazón, no inicien ningún trabajo. Si comienzan algún trabajo sin Dios, no esperen al éxito. Esto se refiere a quienes desean trabajar conscientemente sobre sí mismos. Quienes están ocupados, quienes se han dedicado a la casa, a sus niños, a los intereses personales, son libres de hacerlo así.

En mi opinión, cada trabajo debe ser precedido por un pensamiento y un sentimiento para Dios. La gente de hoy día no está logrando el éxito en sus Vidas, porque comienzan su trabajo sin un pensamiento de lo Grande en el mundo. Ellos nacen, se casan y mueren sin Dios. Si quieren dar a luz o casarse, pídanselo a Quien los ha creado. Él sabe lo que es necesario a cada hombre y le da lo necesario. Dicen que una joven debe buscar un joven rico, erudito, sano y lo que concierne al amor vendrá por sí mismo. Sin embargo, yo aconsejaría a la joven no casarse hasta que encuentre al joven que ella ame y quién la ame. ¿Cómo sabrán quién los ama? -Quien ama, está listo para dar todo lo que tiene. Por tanto, si la muchacha y el joven están listos para sacrificar por el otro todo lo que tienen, se aman. Si alguno de ellos intenta ocultar algo para sí mismo, van a profanar su amor. El amor no tolera ningún engaño, ninguna mentira, ninguna duda y desconfianza. Él es puro, sagrado, inmaculado.

Así como son las relaciones entre quienes se aman, igual deben ser las relaciones del hombre con Dios. Amándonos, Dios constantemente piensa cómo ayudarnos, proveer nuestras necesidades. Sabiendo esto, el hombre tiene que estar listo para sacrificar todo por Dios. Viendo que el hombre está preparado para sacrificarse, Dios empieza a hablarle. Le dirá una palabra, pero esta palabra le elevará, le dará significado a su Vida. Si no puede hacer este sacrificio, el hombre está condenado a muerte, no física sino espiritualmente. La muerte espiritual implica la pérdida de Amor. Cuando un hombre pierde su amor, comienza a buscarlo de nuevo. Escuchen a alguien decir que perdió su primer amor, pero encontró un segundo. El segundo amor es el inicio de conflictos y malos entendidos. El primer amor es puro, desinteresado. Él abre ante el hombre un mundo de bienaventuranza. Al perder este Amor, el hombre cae en el error. Piensa que lo encontrará, pero se engaña. Se encuentra en la posición del barco sacudido por las olas del mar. Largo tiempo tendrá que pasar antes de que madure y gane de nuevo el Amor. Una vez que lo alcanza, no puede perderlo de nuevo.

Ahora, la cuestión es que no desanimen, sino que tengan una clara imagen de las cosas. ¿Por qué engañarse con que la piedra en su mano es preciosa? ¿Por qué engañarse con que su amor es verdadero, puro y sagrado? Al escuchar a algunos hablar del Gran Amor, muchos dirán que no les interesa, que no desean llegar a ser monjes. La cuestión no es de monacato. Nosotros no estamos interesados en el monacato porque ahí no existe ciencia alguna, progreso alguno. Como un contraste de esa gente, aparecen otros que dicen que están listos para entregarse en las manos de Dios. Esto tampoco es correcto. Esta es una expresión distorsionada. ¿Por qué han de entregarse en las manos de Dios? No son criminales. Se le pide servicio al hombre - servir a Dios con toda su alma, con toda su mente, con todo su corazón, y con toda su fuerza.

Sin embargo, el hombre puede entregarse en las manos de un ángel, quien está a cargo de tomar las almas. Después de pasar por este proceso el hombre se habrá entregado. La joven también se entrega en las manos del joven. ¿Cuándo? - Cuando el joven es más fuerte que ella. Cristo también, entregó su espíritu en las manos de Dios, porque Dios es fuerte. Cristo dice: Señor, en Tus manos entrego mi Espíritu. En otras palabras, Cristo volvió a Dios con las siguientes palabras: "Señor, porque Me relacioné con el pecado de la gente kármicamente, Me hice cargo de llevarlo. Hasta cierto punto lo he cargado sobre mis espaldas, pero he comprendido que no había necesidad de llevarlo hasta el final. Aquí, ahora entrego Mi Espíritu cargado con los pecados de la humanidad." Después de esta dura prueba, vino la resurrección de Cristo. Con la resurrección de Cristo comienza una Nueva época en el mundo - la cancelación del karma. Cristo no pudo resolver esta cuestión solo, sino que la atribuyó a Dios. En el Nombre de Dios, Cristo quiso hacer que los judíos creyeran en Dios, pero no pudo. Le dijo a Dios: "Hice lo que pude, has el resto." Por tanto, el trabajo del hombre es sembrar semillas en su jardín, y el resto es trabajo de Dios. Ustedes deben saber que Dios hace crecer, elevar y purificar las cosas. Un día, cuando terminen su trabajo en la Tierra, como Cristo, ustedes también dirán: "Señor, en Tus manos entrego mi espíritu."

Para que un hombre entregue su espíritu en las manos de Dios, tiene que tener una fe inquebrantable como un diamante. Antes de llegar a esta fe, tiene que confiar en su prójimo. Actualmente, la gente ha perdido la confianza mutua. Con quien te encuentres, ves en su rostro las líneas de la contradicción. Externamente, uno se presenta como un hombre con fe, pero interiormente vive en contradicciones, las cuales fundamentalmente, sacuden su fe. Esta no es una Vida pura. La pureza implica la Vida misma tanto interior como exteriormente. ¿Por qué debe el hombre dudar? ¿Por qué debe vacilar? La Vida, por sí misma es pura y sublime. Sujétense a esta Vida y no a la humana. La Vida humana es mutable como el mismo hombre, pero la Divina es estable y armoniosa. Hagan uso de las condiciones actuales para penetrar en esta Vida, para que pongan en orden la suya. Si hoy mismo no ponen su Vida en orden, nunca lo harán. - "Pero nosotros rezaremos para alcanzar esta Vida." - La oración implica trabajo. Si no trabajan, ninguna oración será capaz de salvarlos. Si el alumno no estudia, sólo reza, su Profesor no puede promoverlo a una clase más elevada. El Maestro tiene unas relaciones iguales con todas las almas y, por consecuencia, exige a sus alumnos que estudien y pongan en práctica.

Como discípulos, ustedes tienen que trabajar conscientemente, cada día, para alcanzar algo nuevo. El conocimiento que tienen hoy día no es suficiente. Los logros que han alcanzado no son suficientes. ¿Quién de ustedes, empuñando una piedra en su mano, pueden hacer que un fuego venga de lo alto y, agua de abajo? ¿Qué significa este pensamiento? - La piedra representa el duro pensamiento humano, en tanto el fuego y el agua - las condiciones de vida. Por tanto, si no pueden tener en sus manos su inflexible forma de pensar, y si el agua y el fuego - las condiciones de vida, no salen, ustedes no lograrán nada. Bajo semejante situación, ustedes no pueden alabar ni con fe, ni con conocimiento.

Esto no es para que se desesperen. Si un médico tiene que pasar diez o quince años estudiando para llegar a ser un buen doctor y para que la gente le reconozca su capacidad, ¿piensan que un estudiante de lo oculto tiene que trabajar menos? Para ser uno reconocido como estudiante de lo oculto, tiene que trabajar en su mente, su corazón, y su voluntad para llegar a ser dueño de la situación. Si se encuentra frente a una agitada muchedumbre, el discípulo sólo tiene que hacer un gesto con su mano para calmarla. Si lo alcance una tormenta en su camino, con un solo gesto de su mano, la tormenta tiene que calmarse. Si le duele la cabeza, con un solo gesto de su mano el dolor de cabeza tiene que irse. Éste es un discípulo de lo oculto. Lo que dice - sucede. Pero si dice cien oraciones de los cuales sólo una es aceptada, esto muestra que Dios aún no lo escucha. No ha llegado a ser un santo, no está listo para ayudar a la gente. Un santo trabaja para toda la humanidad y su trabajo es bendito.

La gente contemporánea necesita purificarse. Deben purificar sus pensamientos, sentimientos, sus deseos, librarlos de todas las relaciones del pasado. Tienen que limpiar su conciencia, hacerla brillar. Esto significa una vida pura. Cuando el hombre purifica su conciencia, su vida también se vuelve pura. No se fijen en las manifestaciones exteriores de la gente, pensando que no son puros. Pureza e impureza son procesos interiores. Si no ven de esa manera las cosas, caerán en una falsa devoción, se fijarán sólo en la devoción exterior. No, el hombre debe ser devoto externa y también, interiormente. No presten atención sólo a lo exterior, sino, vean si algún trabajo ha sido hecho en el nombre de Dios. Cada trabajo que el hombre hace por Dios, es puro y sagrado. Si alguno es poeta, científico, predicador - esto no significa nada. Si el poeta no glorifica al Altísimo en el mundo y no vive por ello, no es ningún poeta. Poeta, científico, predicador es quien glorifica al Altísimo, lo predica y lo vive. En este sentido cada uno puede ser poeta. Si con tu lengua, como con una pluma, no puedes escribir de acuerdo a todas las reglas de la poesía, no eres poeta alguno. Si con tu mente, como con una pluma, no puedes escribir de acuerdo a las reglas de la poesía, no eres ningún poeta. Un verdadero poeta escribe con su lengua, con su corazón y con su mente. Vierte, da generosamente de la abundancia de su corazón y de su mente. El poeta describe las experiencias de su corazón, su mente, su alma y por esta razón la gente gusta de su poesía.

Les deseo que encuentren a Cristo, que abran sus ojos. Cuando comiencen a ver, Él les preguntará: "¿Reconoces quién soy?" Si Lo reconoces, ya estás listo para trabajar y servir. Esto significa, que en el despierto de conciencia hay dos importantes momentos: la apertura de los ojos - comenzar a ver, y experimentar y aplicar las grandes leyes de la Vida. Algunos han llegado a la primera fase - la apertura de los ojos de la conciencia, mientras que otros - a la ley del servicio. El servicio implica un acto que proviene del Amor. Quién aplica la ley del Amor es un hombre fuerte. De semejante gente, está dicho en la Escritura, que los justos gobernarán el mundo.

Los creyentes dicen que Dios corregirá al mundo. Dios creó al mundo, y si hay alguna desarmonía, esta se debe a la distorsionada vida humana. El hombre arruinó al mundo, el hombre tiene que corregirlo. Actualmente incluso, Dios trabaja, crea nuevos mundos, pero para éstos se requiere gente sensata, para que no arruinen lo nuevo, que está siendo creado. Al decir que el hombre ha arruinado al mundo, estoy viendo el mundo humano. Nadie puede dañar lo que Dios ha creado. Esto es imposible. Sin embargo, con su pensamiento el hombre puede arruinar el mundo de su prójimo. Éste le dirá que es ignorante, que no entiende nada, que está en el sendero equivocado. Cada hombre es susceptible a la influencia negativa de su prójimo y a tergiversarse. Si alguien te dice que eres ateo, no le perturbes, pero pregúntale qué ha logrado con su fe. Si tu "ateísmo" te proporciona comida, ropa, alojamiento, estás en el camino correcto. Y si con tu "fe" estás hambriento, descalzo y en harapos, tu fe no es verdadera. La Verdadera Fe nutre al hombre, lo hace fuerte, sano y rico. El Verdadero Dios saca al hombre de sus ilusiones y lo pone en el camino Correcto. El Verdadero Dios saca al hombre de sus pecados y crímenes y lo deja en condiciones que lo elevarán. Quienquiera que degrade al hombre, que lo rebaje de la posición donde se encuentra, no es Dios en absoluto. El verdadero Dios injerta en el hombre condiciones para la salud espiritual, intelectual y emocional. Él limpia al hombre de todos los venenos, que le quitan la paz espiritual y lo vuelven descontento.

Les deseo que al levantarse por la mañana de dormir escuchen la voz de Dios, como lo oía Adán en el Edén. Dios le decía a Adán: ¿Adán, Adán, dónde estás? - Aquí estoy Señor, pero no me puedo hacer presente. ¿Por qué Adán no fue capaz de presentarse frente a la faz de Dios? - Porque estaba desnudo. También les digo a ustedes: si escuchan la silenciosa Voz de Dios, inmediatamente respondan. Digan: "¡Aquí estoy, Señor!" Sean valientes para aparecer ante Su faz. No hay nada más grande para el alma humana que el momento, cuando el hombre escucha la silenciosa y suave voz de Dios. Al escuchar esta voz, la Luz aparece en su alma y ya está preparado para trabajar, para servir a Dios. Sin esta voz, es fácil para un hombre caer en la oscuridad. Aspiren a una vida pura, para que se unan con Dios, escuchar Su voz. Vuélvanse un buen terreno, para recibir Su Palabra. Si son de piedra, la Palabra pasará por ustedes sin dejar rastro. Es fácil regar un buen terreno, pero la piedra desvía el agua de este. Ser de piedra y no recibir agua en sí mismo, representa una vida llena de contradicciones. Para librarse de las contradicciones, uno tiene que ser buen nadador. Entrando al tormentoso mar de la Vida, tiene que mantener su cabeza encima del agua, sin ahogarse.

La gente contemporánea teme la vida y se pregunta qué sucederá con ellos. Si el discípulo debe hacerse tal pregunta, esto indica que está temeroso. ¿Qué le sucederá al estudiante cuando su maestro lo pase al mundo del más allá? Esta temor está fuera de lugar. El maestro consciente, se asemeja al experimentado capitán de una nave. Jamás detendrá la nave a medio mar. Una vez en camino, conducirá a salvo a sus pasajeros al puerto designado. Si el maestro sale, sus estudiantes se encontrarán en la misma situación que si estuvieran con él. El maestro bueno y consciente imparte Luz en las mentes de sus alumnos, debido a lo cual incluso sin su relación exterior con ellos, éstos prosiguen estudiando. Si podemos decir esto del maestro común, ¿cuánto más se puede decir del Gran Maestro, que representa la relación exterior de Dios hacia la gente? El Maestro transfiere parte de su Luz a aquellos a su alrededor, como la vela da parte de su Luz a cada uno que quiera hacer uso de ella. El Maestro es la manifestación de la Luz Divina. Lo más que el hombre absorba de esta Luz, más conectado estará con su Maestro, no por la forma, sino en contenido y significado. La Palabra sale del Maestro, pero pertenece de Dios.

Cristo dice: ¡Crean en Dios y crean en Mí! Esto significa que si creen en Dios o en Cristo, es suficiente. Si creen en Iván, en Dragán, en los santos, en la gente buena, su fe es limitada. Crean en el Único para que Lo vean en todos. El Único en Quien tienen que creer es en Dios. Creyendo en Dios, creerán en toda la gente, puesto que Él se manifiesta en ellos.

Cuando oyen hablar de alguien, la gente se pregunta quién es, de dónde viene y quién lo envía. Alguien me pregunta: "¿Quién eres?" Respondo: Si estás enfermo, te diré quién soy yo. Si eres un discípulo, te diré quién soy yo. Por tanto, si soy médico y puedo curarte, mi conocimiento queda demostrado. Si eres un estudiante y puedo enseñarte, mi trabajo está en su lugar. ¿Para quién fue creado el Sol? El Sol fue creado para quien pueda hacer uso de su Luz y su calor. El Sol fue creado por Dios. Si no pueden beneficiarse de su Luz y calor, el Sol no fue creado para ustedes.

Recuerden: en el mundo existe Un Maestro. Si quieren beneficiarse de Su Bendición, conserven sagrado Su Nombre en su mente, su corazón, su alma. Este debe ser el ideal del alma humana. Un Dios existe en el mundo, de Quien nunca deben dudar. No duden de Su Amor por ustedes. La gente duda del Amor, porque quieren más de lo que él pude darles en un dado caso. El Amor de Dios es la única medida con la que medimos las cosas y distinguimos entre el bien y el mal. Si ponen en práctica este Amor en su Vida, cualquier cosa que deseen se realizará. Sabiendo esto, tengan cuidado con sus deseos, porque cada deseo, bueno o malo se realiza.

Ahora, conociendo lo que es esencial en la Vida, ocúpense de conservar su conexión con Dios. Si la han interrumpido, restáurenla. Este es el camino por el cual lo Nuevo llega al mundo. Lo viejo ya se va y es reemplazado por lo nuevo. Los turcos dicen: "Cuando el chaparrón pasa, queda el lodo." Al principio el lodo está húmedo, pero gradualmente se seca. Para ustedes, lo que es importante es, qué pueden hacer con el lodo seco. Cuando se dice que la vieja vida se irá, mucha gente teme que algo terrible les suceda. No hay razón para temer. El viejo conocimiento dejará su lugar al nuevo. La vieja vida será reemplazada con la nueva. ¿Qué hay de terrible en ello?

Cristo dice: Quien quiera ser mi discípulo que alce su cruz y me siga. Quien quiera ser mi discípulo que renuncie a su madre, su padre, incluso a sí mismo. Para el hombre, renunciar a sí mismo, significa librar su alma de todas las contradicciones y obstáculos que pueda encontrar en su camino. Y así, la renunciación implica Libertad interior del alma. Alguien dice que se ha negado a sí mismo y al mismo tiempo muere. Quien se ha negado a la vieja vida, no muere, sino que parte. Cuando llega la hora de su partida, invita a sus amigos a una fiesta, conversa con ellos, lleva cartas a sus parientes del mundo del más allá y después con el permiso de todos, se dirige a la montaña - lejos del mundo donde vivió.

Y así, se requiere que todos tengan una conexión consciente con Dios, para entrar en la Nueva Vida, para escuchar la silenciosa Voz de Dios, que les dice: "¡Adán, sal! Deja la vida vieja y entra en la nueva donde reinan el Amor, la Luz y la Sabiduría, la Libertad y un amplio horizonte".

 

Home English Russian French Bulgarian Polish Deutsch Slovak Spanish Italian Greek Esperanto

About    Search History    Top 100    Search Help