Home English Russian French Bulgarian Polish Deutsch Slovak Spanish Italian Greek Esperanto
search help
search in titles only
  FontSize-- FontSize++  

 La clave de la vida

Conferencia del Maestro a la clase oculta General, pronunciada en Agosto 22, 1928 en Sofía-Izgrev.

Voy a leer el capítulo 20 del Apocalipsis. No voy a dar ningunas explicaciones sobre ella. Que cada quien lo entienda como pueda. Con mucho, hay una ley básica que dice: cada criatura aprovecha la comida que se le da de acuerdo al nivel de su desarrollo.

Pongan atención al cuarto versículo: "Entonces, vi tronos y sentados en ellos estaban aquellos a quienes el juicio les fue encomendado. También vi las almas de aquellos que han sido conducidos para dar su testimonio a Jesús y por la palabra de Dios, y quienes no han adorado a la bestia o a su imagen y no han recibido su marca en sus frentes o sus manos. Ellos volvieron a la vida, y reinaron con Cristo mil años." Hoy día, toda la gente quiere reinar sobre la Tierra. Como pueden ver hay un contraste entre su comprensión acerca del lugar del reino y acerca del reino que se está hablando en el versículo. ¿Dónde debe estar este reino: abajo en la Tierra, arriba en el Cielo o en el aire?

Frecuentemente, gente, no importa de qué sociedad, parecen pequeños niños que esperan lo que su padre les traerá por la noche para comer. Aquellos aficionados a diversiones y placeres cuando visitan un teatro también esperan ver lo que los actores van a interpretar en la escena. El labrador después que siembra su campo, espera qué fruto dará este campo. El cultivador de viñedos después que ha plantado su viñedo espera qué uvas dará su viñedo. Toda la gente siempre espera algo. Cuando estos dan lo esperado, la gente es feliz. Cuando el espectáculo sale bien, todos dicen: "¡Los papeles han sido interpretados bien, se actuó bien!" Cuando el campo da buen fruto, dicen: "¡Este campo da bien!" Cuando el viñedo da buenos frutos, dicen: "!La uva está buena!" Cuando el padre trae algo a casa, los niños se alegran y dicen: "¡Nuestro padre es bueno!" Pero, esto presenta un lado de la Vida, el entendimiento contemporáneo de la gente.

El otro lado de la Vida es que algunas veces el padre no trae nada a casa, el campo no da nada, los viñedos no dan frutos, los papeles en escena no van como se esperaba, etc. Entonces la gente se decepciona por completo con la Vida. La primera situación, cuando reciben todo dondequiera, corresponde por completo a sus deseos; entonces todos están satisfechos. Incluso el ladrón está feliz después de lograr robar lo que quiere. Si no puede robar lo que quiere se entristecerá. El honrado también está felíz cuando adquiere lo que desea y está triste cuando no puede adquirir lo que quiere. Pregunto, ¿de qué manera la alegría y la tristeza del honrado difiere de la alegría y la tristeza del ladrón? Ambos desean. Ustedes deben distinguir si su alegría es como la del honrado o como la del ladrón, del pecador. Estos son dos estados completamente diferentes, sobre los que deben meditar. Alguno podrá decir: "Estoy feliz." Se preguntarán si su alegría es como la del honrado o como la del pecador. Si están tristes, de nuevo se preguntarán lo mismo: nuestra tristeza ¿es cómo la del honrado o es cómo la del pecador?

Digo: no tienen que vivir con ilusiones. No tienen que tener las ilusiones de aquellos Búlgaros – shopi* que alguna vez fueron a conquistar Estambul con sus garrotes de pastores. La gente de Estambul les capturó, juntó sus garrotes, los apiló; los dispersó y les hizo regresar. Pregunto: ¿Puede una ciudad como Estambul ser conquistada con garrotes? – No puede ser. Si sus creencias, sus convicciones, sus oraciones y sus lágrimas son como los garrotes de esos campesinos, aquellos de ustedes que sean más fuertes los tomarán, los apilarán y no lograrán nada. ¡Cuando un hombre va a conquistar algo, tiene que estar fuertemente armado! ¿Con qué? Si la gente mundana para alcanzar su meta, está armada con las mejores y más poderosas armas, pregunto entonces ¿cuáles deberán ser las armas de la persona honrada, espiritual?

Les daré una comparación para ver en qué deben confiar en su vida. El conejo se para frente a ustedes con dos fundas y dice: "¡Mientras esté con ustedes ningún cabello caerá de su cabeza, confíen en mi, tenganme fe!" Después del conejo llega el oso – también con dos fundas se para frente a ustedes y dice: "¡Mientras esté con ustedes, nadie podrá tocarlos, confíen en mi!" Pregunto, ¿en quién deben confiar ¿en el conejo o en el oso? Dirán que tendrán que confiar en el oso. En realidad si confían en el conejo, una vez que escuche el primer disparo, no importa si el peligro ha llegado o no, se alejará corriendo. El conejo será el primero mientras ustedes serán los últimos. Si ustedes confían en el oso, cuando llegue el peligro, cuando este vea a un oso más grande frente a él, no escapará. Entonces, ustedes serán los primeros mientras que él será el último. Pregunto, ¿qué se ha logrado en el primer y en el segundo caso, si confiaron en el conejo o en el oso? Si piensan que un conejo o un oso pueden proteger su Vida, se equivocan.

El conejo y el oso son símbolos que expresan ciertas manifestaciones externas de la vida de los humanos. Ustedes pueden traducir estos símbolos. De creer el hombre al conejo, esto significa creer en los placeres de la Vida. En ese caso, así como el conejo corre ante el menor peligro, el hombre de placeres no puede soportar los más pequeños sufrimientos y pruebas. La situación más fácil es cuando un hombre quiere gozar, todo le proporciona placer en la Vida. Pero las piernas del placer son tan largas y corren como las del conejo. El oso, por otra parte, expresa la vida ruda que yo llamo trabajo de tierra negra. Sin embargo, ni la vida de placeres ni la vida del trabajo de tierra negra pueden salvar al mundo. Quien disfruta, arruina su estómago; quien trabaja demasiado, arruina sus manos. ¿Qué sentido tiene que un hombre arruine su estómago o sus manos? Este es el lado exterior de la cuestión. Piensen en el lado interior, en el profundo significado de esta cuestión.

Hoy día, todos necesitan el verdadero concepto, la verdadera comprensión de la Vida que Dios les ha dado. ¿Por qué debe esforzarse el hombre? La comida y la bebida no son objetivos en la Vida; la ciencia no es un objetivo en la Vida; el hogar no es un objetivo en la Vida; los hijos y las hijas no son un objetivo en la Vida; la riqueza no es un objetivo en la Vida. ¿Entonces cuál es el sentido interior de la Vida? Si en las presentes condiciones quieren resolver una de las grandes tareas de su vida, ante todo, deben saber cuál es el sentido de la Vida como un todo. Algunos dicen: "¿Puede ser sin comida ni bebida?" – No discutan esta cuestión. La comida y la bebida son sólo condiciones para sustentar la Vida, pero las condiciones están fuera de nosotros, no hay necesidad de hablar de ellas. Cualquier cosa que esté fuera de nosotros no es útil. Mediten sobre este pensamiento hasta que quede claro.

Imaginen a un hombre que tiene mil kilogramos de trigo en su granero y los conserva encerrados, no los usa, no los muele para hacer pan sino ayuna, pasa hambre, diciendo: "El grano es necesario para los días negros, que se quede en el granero, no comeré." Otro hombre sólo tiene un kilogramo de trigo en su granero pero lo saca de ahí, lo muele en el molino, hace pan con él, lo hornea, come y dice: "Comeré lo que Dios me ha dado." Me pregunto, ¿quién tiene fuerza – aquél que tiene un kilogramo de trigo y lo usa o aquél que tiene mil kilogramos de trigo y los encierra en el granero y no come? – Aquél que tiene un kilogramo de trigo y come.

Alguien dice: "Quiero llegar a ser en el futuro un hombre sabio, un santo." – Estas son cosas vacías. Ese es el hombre que tiene mil kilogramos de trigo en su granero y ayuna. La fuerza del hombre consiste en lo que adquiere a cada momento dado y en lo que está escondido en su conciencia. Dios se revela en la conciencia de cada uno. Fuera del hombre, fuera de su conciencia, Dios no existe. Incluso si Dios existe fuera de nuestra conciencia, no Le conocemos, no sabemos qué será este Dios. Sabemos de Dios tanto como Él revela en nuestra conciencia.

Frecuentemente dicen: "Dios puede hacer todo." Es verdad que Dios puede hacer todo, pero eso depende de las posibilidades que han sido invertidas en ustedes. Imaginen que están frente a un pozo y que sostienen en su mano una cubeta atada con una cuerda delgada con la que difícilmente pueden sacar diez kilogramos de agua. Soy un hombre fuerte, puedo sacar con mi cuerda no diez, sino cien kilogramos de agua y observo lo que ustedes hacen. Ustedes dejan caer su cubeta con la delgada cuerda, toman sólo diez kilogramos agua. La cuerda está consciente, viva y no queda satisfecha con esta pequeña cantidad de agua, y dice: "¿No puedo sacar yo también cien kilogramos de agua?" Yo digo: "¡Inténtenlo!" Ustedes toman otra cubeta que puede contener cien kilogramos de agua, la ponen en su delgada cuerda y la dejan caer en el pozo. Suben la cubeta pero se rompe la cuerda y la cubeta se queda en el pozo. Se preguntan por qué pasó esto y dicen: "¿No podría sacar Dios con esta cuerda cien kilogramos de agua?" – Con esta cuerda Dios no puede sacar cien kilogramos de agua; con él puede sacar sólo diez kilogramos. Si piensan que con esta delgada cuerda pueden sacar cien kilogramos de agua, esto muestra que su conciencia tiene una errónea conclusión lógica. Cuando dicen que Dios es todopoderoso, quiere decir Dios en su totalidad, no Dios en Sus partes. En cada parte separada, en cada hombre, Dios es tan poderoso como el hombre puede aceptarLe, entenderLe y revelarLe.

Consecuentemente, el hombre sensato para realizar un trabajo que es más fuerte que sus fuerzas y posibilidades, necesita tiempo. Tiene que dejar caer la cubeta diez veces en el pozo para sacar cien kilogramos de agua. En caso que quiera hacer este trabajo de inmediato, acortar el tiempo, tiene que buscar otro camino de salida. De otro modo la cuerda se romperá.

Frecuentemente la gente comete errores en sus vidas porque están de prisa – quieren acortar el tiempo. Alguien pregunta: "¿Por qué Dios no me dio riqueza? ¿Por qué Él no me hizo rico?" – Tu cuerda es delgada. Dios puede sacar de sí mismo millones y billones de kilogramos de agua pero la cuerda de su conciencia es tan delgada que si la dejan caer en el pozo para sacar con ella más de diez kilogramos de agua, se romperá.

Entonces, llega el segundo proceso; me preguntan: ¿Puede resolverse de otra manera esta cuestión? – Hay otra salida. Lo que les estoy diciendo es una filosofía que tiene aplicación en la vida actual, en su conciencia actual con la que viven. La otra salida es la siguiente: el hombre sensato toma diez cuerdas delgadas, las une, cuelga en esta ya delgada cuerda una cubeta grande, la deja caer en el pozo y saca cien kilogramos de agua. Los resultados acá serán los mismos como si la cuerda delgada sola cayera diez veces en el pozo. Pero la adquisición será diferente. Cuando hacen el trabajo por ti mismo, tu alegría será mayor que si usas la ayuda de alguien. Todas las cuerdas que toman parte en sacar el agua están conscientes y por esto cada una de ellas querrá su parte – el fruto del trabajo terminado. Tú, conforme sacas el agua, querrerás guardar todo para ti, pero las cuerdas se enredarán a si mismas sobre su parte de la adquisición. Una cuerda dirá: "Si no hubiera sido por mi ustedes no hubieran hecho nada." La segunda cuerda también dirá: "Si no hubiera sido por mi, no habrían hecho nada." El resto de las cuerdas dirán lo mismo. – Sí, todas las cuerdas han participado para sacar esos cien kilogramos de agua pero ninguna de ellas es capaz de sacar por sí misma esos kilogramos de agua. Así que, las diez cuerdas juntas igual que una cuerda separada, obtendrán la misma ganancia, pero en el primer caso la ganancia será dividida en diez – cada cuerda tendrá diez kilogramos de agua.

Ahora dirán ustedes: "Reunamos unas cuantas gentes para hacer un trabajo juntos: sacar juntos agua o trabajar en el campo." – De las adquisiciones, cada cual recibirá tanto como si hubiera trabajado sólo durante el mismo tiempo. Pregunto: ¿hay alguna adquisición del trabajo compartido? – Sí, la hay. La ganancia real está en el estímulo que se darán mutuamente. Todos estarán felices y alegres, trabajarán asiduamente y regresarán cantando. Esa será la pequeña ventaja en la ganancia. Si trabajas sólo pasarás un día silencioso. Por eso, cuando la gente buena trabaja tienen que trabajar junta. Cuando la gente mala trabaja, cada uno tiene que trabajar sólo para estar tranquilo él. Alguien dice: "Quiero trabajar solo." Entiendo que la gente alrededor de esta persona es mala y que también él es malo. Cuando todos quieren trabajar solo para sí mismos hay algo malo entre ellos – no hay acuerdo. Eso demuestra que la comprensión de esta gente no es correcta.

Frecuentemente entre la gente aparece la crítica, dicen que estos y aquellos no viven bien, que no viven según Dios. Pregunto: ¿Cuál es la medida de acuerdo con la cuál ustedes adivinan cuál cosa es buena en el mundo y cuál es mala; qué trabajo está hecho según Dios y cuál no? Digo: nadie puede hacer un trabajo según Dios. ¿Por qué? – Una persona no hace su trabajo por sí misma. Cuando trabajes en algo, di: "¡Dios, has mi trabajo del modo que Tú lo comprendes!" ¿Por qué? – Cada trabajo que Dios hace es muy bueno. Después di: "Dios, ahora haré mi trabajo en Ti. Y cuando termine mi trabajo en Ti, Tú Dios, opinarás sobre él." Cuando hago mi trabajo, no opino por él, dejo que Dios opine cómo fue hecho. Una vez llegada la cuestión a los trabajos de Dios, tengo sólo una opinión no dos opiniones; y las evaluo diciendo: "Las obras Divinas siempre son buenas." Todos los filósofos, todos los hombres educados en el mundo pueden reunirse para disuadirme pero no lo lograrán. Sé con seguridad que todas las obras de Dios son buenas. No importa desde dónde miren Sus obras, de cualquier lado, digo: "Las obras de Dios son perfectas." Lo razonable en el hombre, el principio Divino en él, puede opinar de las obras Divinas en tanto Dios opina de las obras humanas. Si quieren saber qué puedo hacer, pregúntenle a Dios en vez de a mi o a otra gente. Consecuentemente, no se detengan ante lo que la gente piense de ustedes; es importante que se detengan ante la cuestión: ¿Qué piensa Dios de ustedes? Es una ley: Si se juzgan ustedes mismos, es decir, si Dios en ustedes opina de sus actos, ustedes serán dichosos.

Actualmente, mucha gente tiene cierta filosofía, ciertas convicciones y para agradar al mundo dicen: "Saldremos al mundo para mostrarle lo que somos." Pregunto: "¿Durante muchos años, qué le ha dicho el mundo de nuevo a la gente buena?" ¡No!, sólo Dios tiene el derecho de opinar de los actos humanos y el hombre consciente tiene el derecho de opinar de las obras Divinas ¿Por qué? – Porque en los trabajos Divinos uno no tiene intereses personales mientras que en los humanos la personalidad está mezclada. Cuando se dice que seremos juzgados, esto significa que por nuestros actos, por nuestra vida, por todo lo que hicimos por Dios, Él es el único especialista que puede opinar. Así como no me preocupa qué decir de las obras Divinas, del mismo modo no me preocupa lo que Dios dirá de mis cosas. Tengo sólo una opinión de las obras de Dios. De esto, concluyo que Dios también opinará del modo que opino de Él. Si la duda llega a ustedes, digan: "Dios puede opinar de otra forma por causa nuestra." ¡Sí!, si Dios opina de otra manera, esto significa que también han opinado de Él diferente manera, ustedes han tenido dos opiniones de Dios. La ley es la misma.

Digo: Primero restablecerán sus ideas primigenias acerca de que hace Dios en su alma. La grandeza del alma, la grandeza del genio, del capaz, del talentoso, del justo es ser consciente que todo lo que pasa dentro de él en cualquier momento dado es debido a Dios, Quien trabaja. Cristo dice: "Mi Padre trabaja." ¿Dónde? – en mi: En mi alma, en mi conciencia, en mi corazón, en mi mente – Él trabaja en diferentes lugares. Como consecuencia de este trabajo hay un anhelo en todos por hacer algo bueno. Muchos preguntan: "¿Qué debemos hacer ahora?" – Hay una gran ley de acuerdo con la cual no pueden hacer el más pequeño acto bueno si no aman a Dios. La primera cosa importante para ustedes es amar a Dios. Si Le aman, Él se revelará ante ustedes y entonces su amor se volverá uno con el Suyo.

Ahora, les daré la siguiente regla: ¡Trabajen con las leyes positivas de la Sabiduría y con los métodos positivos del Amor! Hasta ahora han tenido resultados negativos en su trabajo debido a que han trabajado con las leyes negativas de la Sabiduría y con los métodos negativos del Amor. No hay leyes en el Amor Divino. Éste es una ley por sí misma. No hay ley que pueda limitar al Amor. Si viven de acuerdo a ciertas leyes del Amor caerán en un número de errores, en desilusiones. En el Amor hay métodos, los mejores. Entonces, en la vida de Sabiduría hay leyes en tanto que en la vida del Amor – hay métodos.

Ahora, van a comenzar las preguntas sin fin: ¿Cuáles son esas leyes de la Sabiduría y esos métodos del Amor? – Están escritos en nuestra alma: búsquenlos ahí y los encontrarán. Cuando preguntan esto, me supongo que tienen un kilogramo de trigo en su granero y han comenzado a comérselo, pero quieren ganarse mil kilogramos. Si se esfuerzan por los mil kilogramos, son ascetas. Algunos dicen que han ayunado mucho. Pregunto: ¿Qué gana Dios con su ayuno? – Él pierde. Cuando también ustedes comen mucho, Dios pierde de nuevo. Si comen moderadamente, hacen un trabajo Divino. Si comen y dan gracias por la comida, Dios también está contento con ustedes. Si comen demasiado también se torturan a si mismos y Dios en ustedes sufre. Dicen: "¡Mi garganta está seca!" Dios les dice: "¡Les he dado mucha agua, beban del agua más clara para que su garganta no esté seca!"

Les daré una ley con dos métodos de aplicación: uno es el método negativo, el otro – el positivo. Imaginen que un hombre está frente a ustedes, que nació briago. Quieren ayudarle a que tome el camino correcto y le dicen: "¡No tomes vino!" Él les dice: "¡No puedo, sin beber vino. He heredado esta debilidad de mi madre y de mi padre. No es fácil dejarlo de súbito!" Y así, este hombre continúa bebiendo. De esta manera ustedes actúan con el método negativo. Después de esto, aplican el método positivo en este hombre diciéndole: "¡Bebe de la más limpia agua nectarina que existe en el mundo!" En este método está la salvación del briago. No le digan que no tome vino sino díganle que tome la más limpia agua nectarina. Si él bebe de ésta, nunca pensará en el vino. Frecuentemente dicen: "¡No tenemos que odiar!" Éste es el método negativo del mundo. Es como decirle al briago que no beba. ¿Qué puede adquirirse con este método? – ¡Nada!, es decir, este da resultados negativos. Apliquen el método positivo en su vida. No digan que no tienen que odiar, sino apliquen en su alma el mejor Amor que las más elevadas y nobles almas han aplicado en la Tierra.

Dicen: "¡Debemos creer!" ¡No, apliquen la fe! Apliquen esa elevada y noble fe, con que los santos, los justos y la gente buena ha vivido, con la que los bosques y las montañas han sido movidos. Apliquen esa poderosa fe, vayan con ella a una montaña y digan: "¡Ve!" Si le dicen al monte Vitosha que se mueva, ¡vayan hacia él! Al principio les parecerá que no se ha movido en absoluto, pero cuando lleguen, verán que se ha movido un poquito. ¿Han hecho esta prueba para comprobar la fuerza de su fe y de su pensamiento? De hecho, la más grande montaña es la persona que tiene que moverse. Si me muevo, el Vitosha también se moverá. Si el Vitosha no se mueve significa que estoy muerto. El vivo, el razonable, siempre se mueve. ¡En este caso, el Vitosha soy yo!

Si me entienden literalmente, tendrán un resultado; si entienden la esencia de las cosas tendrán otro resultado. Si su fe y pensamiento son fuertes, comprobarán esta ley y verán que el Vitosha se ha movido. Si no se ha movido es simplemente por un razón, su fe es débil. En tanto el Vitosha no se ha movido, la cuerda que arrojaron en el pozo está débil. Esto no significa que Dios sea débil sino que su cuerda está débil. Por esto, encontrarán esa cuerda fuerte que cuando sea arrojada en el pozo no se romperá y el Vitosha se moverá. Si tienen esa fe no sólo moverán el Vitosha sino que harán que el Sol salga del Oeste en lugar del Este como hasta ahora. Si el Sol sale por el Oeste, no se romperá el orden en el mundo. Por el contrario, el mundo será mejor, más armonioso. ¿Qué filosofía hay actualmente en el Sol saliendo por el Este y ocultándose por el Oeste? Si el Este es la imagen de todo lo bueno en el mundo mientras que el Oeste -de todo lo malo en el mundo, entonces, ¿qué contribución hace el Sol saliendo de lo bueno y bajando hacia lo malo? En ese caso, ¿no sería mejor que el Sol saliera del Oeste y se pusiera hacia el Este? De esta manera, guiaría al mundo de lo malo a lo bueno. ¿Dónde está el hombre que puede hacer salir al Sol del Oeste?

Cuando les hablo así, si me entienden literalmente, dirán: "¿Se refiere eso al mundo físico?" – Las manifestaciones físicas son un reflejo de las manifestaciones, que existen en el mundo espiritual. Cuando Cristo dice que la fe fuerte puede mover montañas, ahí está escondido el núcleo de la fe. El Vitosha también existe en el mundo espiritual. Si el lugar del Vitosha o cualquier cosa cambia en el mundo espiritual, el lugar de su sombra también cambiará. Cuando una objeto se mueve, su sombra también se mueve. Sin embargo, si queremos mover la sombra del objeto, este será un trabajo difícil. La sombra se mueve con otra ley. Sólo el Sol es capaz de mover la sombra de los objetos. Sin embargo, si entiendo la ley, puedo levantar mi mano y mover la sombra a donde quiera. Una vez que levanten al Vitosha pueden mover su sombra a donde quieran.

De este modo, se necesita aplicación por parte de ustedes. Se requiere por parte de ustedes pensamiento interno, a fondo. Si tienen este pensamiento, en un día, en un minuto pueden acabar su desarrollo. Dicen: "Cuando terminemos nuestro desarrollo ¿qué nos pasará?" – Regresarán a la Tierra de nuevo y trabajarán por los demás. Si tienes cuarenta días para cosechar todos sus campos, harán todo eso en un día y los restantes treinta y nueve días los utilizarán para ayudar a sus compañeros. Un día trabajarán por Iván, el segundo – por Dragán, el tercero – por Stoyán, etc. Irán con Iván y le dirán: "Iván, ¿no has cosechado aún?" – "No, no lo he hecho." – "Vamos, te ayudaré" Durante un día acabarán su trabajo e irán con Dragán. – "Dragán ¿ya terminaste tu trabajo?" – "No, no lo he hecho." – "Vamos, terminémoslo juntos." Comienzan a trabajar juntos y en un día terminan todo. El tercer día irán con Stoyán, le ayudarán también. En estos treinta y nueve días terminarán el trabajo de todos. Se volverán perfectos y del mismo modo irán a ayudar a los demás. ¡Se necesita trabajo de todos ustedes, en este, y en el otro mundo! Algunos piensan que cuando vayan al otro mundo, les recibirán con coronas y canciones, se sentarán junto a los ángeles y tocarán la guitarra. ¡No, el trabajo está a la mano ahí!

Muchos dicen que han terminado su desarrollo, que Dios Padre les ha hablado directamente, etc. ¡Habrán terminado su desarrollo pero no pueden sacar diez kilogramos de agua del pozo! Dios Padre les habrá hablado, pero nadie quiere darles pan. ¿Cómo es posible? ¡No tengan ninguna ilusión! ¡Eso es un engaño! Esa es la situación de el briago que se emborracha y dice: "¿Saben quién soy yo?" ¡Bum! – rompe la ventana. Para liberarse de uno de esos estados, una persona debe alcanzar la Verdad que lo liberará. ¡Todavía no saben lo que es la Libertad! Las Escrituras dicen: "¡No sean esclavos de la gente!" No sean esclavos de ciertas creencias que engañan. ¡Glorifiquen a Dios y sean libres! Quien quiera la Libertad tiene que liberar a la gente.

Frecuentemente, la gente ve las manifestaciones negativas de la Vida. Es verdad que la Vida tiene lados negativos, los cuales son el resultado del karma, de la ley de las causas y consecuencias de las cosas. El karma tiene que ver con el destino, pero la gente tiene que liberarse de este destino. Dios dice: "¡Borraré sus pecados, borraré su vida pasada, sus crímenes – nada quedará de todo esto! Y, después de eso, traeré lo nuevo en ustedes!" Lo primero: para realizar la Vida en su lado positivo, ustedes necesitan Libertad. Dicen: "¿Qué debe hacerse con el mundo?" Sabrán que afuera de ustedes el mundo no existe. Dios, que vive en mí, Él es el creador del mundo y por eso no tengo que buscar el mundo fuera de mí. Dios que creó el mundo, sólo Él sabe las maneras y los métodos verdaderos para arreglarlo. Consecuentemente, no hay razones por qué preocuparme del mundo y de su salvación. La salvación de la gente y del mundo entero no es obra mía. Sólo el fuerte puede enderezar y salvar al mundo.

La gente pregunta: "¿Cuáles serán las consecuencias de nuestra vida?" – Si han vivido con los métodos negativos de la Vida, también tendrán consecuencias negativas. Si han sufrido toda su vida y no han entendido nada de estas sufrimientos, éstas serán también los resultados de su vida. Alguien ayuna diez días, dice: "Me atormenté con este ayuno, no entendí nada." – Sí, si ayunaron y sólo se atormentaron sin aprender nada, ese ayuno no está en su lugar. El ayuno no es cosa mala, es necesario, pero lo es sólo cuando es usado razonablemente y da buenos resultados. El sentido de la Vida no está en el ayuno, pero es necesario como una prueba consciente. Cristo también ayunó cuarenta días. Fue al desierto donde pasó cuarenta días ayunando y orando. Después que terminó esta prueba, Cristo adquirió gran iluminación. Cuando regresó con sus discípulos le preguntaron: "¿Qué debemos hacer ahora?" Cristo les respondió: "Uno vive no sólo de pan sino de toda Palabra que viene de Dios." Así que, también hay otra manera de comer. El ayuno muestra que el hombre puede comer de otra manera – con la Palabra de Dios. En esta manera de comer está la Nueva vida.

Haré un paralelo entre comer del viejo modo y del nuevo modo. Tenemos a un rico, un gastrónomo que ama la comida rica. Se sienta a almorzar e inmediatamente son puestos a la mesa gallinas asadas, gansos, patos, diferentes clases de frutos y cierto número de comida y bebida. ¡Qué no ha comido a lo largo de su vida! Él dice: "¡Así se debe vivir!" Esto es comer del viejo modo. Sin embargo, un día el estómago de este hombre se trastorna, comienza a adelgazar constantemente y llama a un doctor para que lo examine. El doctor dice: "Comenzando desde hoy todos los gansos, patos, gallinas, corderitos, cerdos, manzanas, peras quedan despedidos y usted comerá sólo sopita de arroz, dos cucharadas cada dos horas. Sólo así se curará." Cuando ve a su esposa entrando al cuarto, le pregunta: "Mujer ¿qué hora es? ¿es hora de la sopita?" Él es puntual, cuidadoso de no perder el tiempo, quiere salvarse. Sabe que su salvación está en esta sopita de arroz. Cuando parientes de él vienen a visitarle, le preguntan: "¿Cómo estás de salud?" – "Gracias, ya me siento mejor. El doctor me dijo que si seguía comiendo de la vieja manera – con gallinitas, gansos, patos, me iría al otro mundo." Esta es la nueva manera de comer. Tomo la sopita de arroz como un símbolo de la nueva comida. Representa la comida, limpia, de ideas.

Hoy día, un hombre ayuna y limita su comida sólo cuando está enfermo. Dice: "El doctor me ordenó tomar cada dos horas dos cucharadas de sopita de arroz." Ese no es un ayuno razonable ni la nueva manera de comer. Este hombre come así por necesidad. No me entiendan literalmente Sólo el hombre sano, razonable, de ideas, puede comer de acuerdo con la nueva manera Si comen de la nueva manera, traerá Paz y Fuerza a su alma. ¿Qué pueden hacer en este mundo si no tienen Paz y Fuerza? Muchos dicen: "¡Dejemos que Dios esté de nuestro lado!" Si eso dicen, excluyen a Dios de sí mismos. Dios no está fuera de nosotros. Alguien dice: "Tengo una tarea difícil de resolver." La Escritura dice: "Dios constantemente trabaja dentro de nosotros." Si Dios trabaja constantemente dentro de nosotros, nuestra conciencia ha de estar despierta, para que observemos cómo Dios en nosotros piensa, siente y resuelve nuestros problemas. Si viene un apuro, no se den prisa; comiencen a pensar y observen cómo Dios en ustedes, lo resuelve. Menos de cinco minutos pasarán y verán que el problema ha sido resuelto. Después de eso, dirán: "¡Mi problema ha sido correctamente resuelto. Tengo sólo una opinión de Dios y ahora está siendo confirmada de nuevo: todos los trabajos de Dios han son perfectos!" Dicen: "En teoría es así, pero en la práctica no es lo mismo." – ¡No!, también en la práctica es lo mismo.

Les daré un verdadero ejemplo de la vida para que vean que para quien escucha y cumple lo que Dios le dice desde su interior, la teoría y la práctica son una misma cosa. Dos hermanos pelean entre sí por la herencia dejada por su padre. El hermano mayor toma más, el menor – menos. Pelean entre sí durante quince años, odiándose, no quieren verse el uno al otro y cada uno de ellos habla mal del otro. Un día lo Divino se despierta en el hermano mayor y le dice: "No está bien lo que hiciste con tu hermano. Ve, reconcíliate con tu hermano, dale todo a él y tú trabaja y come con lo que ganes de tu trabajo." Él escuchó esta voz dentro de sí y fue a la casa de su hermano. En ese momento, lo Divino comienza a hablarle al hermano menor y se dice: "¡Estoy cansado de esta pelea! ¡He estado enfadado con mi hermano durante tantos años! ¿Qué he ganado con esto? Iré con él, nos reconciliaremos y le diré que todo lo de nuestro padre se lo doy a él. Lo que gano me es suficiente para mí." ¡Dicho y hecho! Va camino de su hermano para reconciliarse. Se encuentran los dos por el camino. El mayor dice: "Hermano, vengo a reconciliarme contigo. Todo lo que tomé de mi padre, te lo doy. Haré mi vida con lo que he ganado con mi trabajo." – "¿Así es? También he decidido por mi parte hacer lo mismo", dijo el hermano menor. – "Entonces, vamos a trabajar juntos." Los dos hermanos se reúnen, se reconcilian y comienzan a trabajar juntos. Digo: Esta es la manera en que tienen que resolver todos sus problemas y malentendidos en ustedes mismos. Pregunto: ¿Tenemos que dividir lo Divino en nosotros? ¿Tenemos que pelar por esto? – ¡No, santifiquemos el Nombre de Dios, Quien vive en nosotros! Coloquemos a Dios a gran altura en nuestro interior, en nuestra conciencia, ahí que Él trabaje.

Muchos están interesados en saber qué cosa es la Nueva, la Divina enseñanza. La Divina enseñanza es la siguiente: dejar a Dios trabajar en nuestra conciencia y Dios, dejarnos trabajar en Él. Alguien pregunta: ¿En qué consiste la Nueva enseñanza? – Dios, trabajar en mi y yo, trabajando en Él. ¿Cómo comprenderán esto? – Sólo después que lo prueben. No pueden definir cuál es la Nueva enseñanza si no la prueban. Alguien dice: "He hecho una prueba." – ¿Cuántas pruebas, sólo una? En la Divina enseñanza la prueba es incesante, sin interrupción. Lo Divino se revela incesantemente.

De este modo, les voy a subrayar la diferencia entre lo Divino y lo humano. Lo Divino se manifiesta y permanece por siempre; lo humano se manifiesta y permanece durante un día. Lo que es permanente y constante en nosotros es lo Divino; lo que es por corto tiempo, es humano. La felicidad, la alegría, que desaparecen pronto son humanas; la felicidad, la alegría que nunca desaparecen son Divinas. La bondad que aparece y desaparece, es humana; la bondad que aparece y no desaparece, es Divina. El amor que pronto aparece y quema, es humano. El Amor que en todas condiciones no abrasa, sino constantemente aumenta y permanece, es Divina. El conocimiento, que no puede resolver los apuros en su vida, es humano; el conocimiento, que en todos los momentos difíciles en su vida resuelve todas las cuestiones, es Divino. Lo Divino vive por siempre, no hay interrupción en él. Este es lo grande, que trabaja en las almas. Sólo a través de lo Divino, todos sus ideales e esfuerzos pueden lograrse.

Digo: ¡aquellos que quieran andar el camino Divino, pongan sus bolsas sobre sus espaldas y vayan adelante! ¡No vuelvan atrás para ver qué sucede! ¡No se ocupen de lo viejo! Dios, que vive en nosotros, creará el Nuevo mundo – el Nuevo cielo y la Nueva tierra. La Escritura dice: "La Tierra y el Cielo desvanecieron de Su rostro." ¿Cuáles son la tierra y el cielo de los que se habla? La vieja Tierra y el viejo Cielo, es decir, las viejas creencias y comprensiones. Ahora, el Nuevo Cielo y la Nueva Tierra están siendo creados – las nuevas creencias y concepciones. Cuando la vieja escena cae, se pone la nueva. Cuando el viejo Sol se pone, el día no termina, el nuevo Sol se levanta. El Sol de hoy se pondrá, morirá; el Nuevo Sol vendrá mañana. Cada día Dios crea el nuevo Sol. ¿Creen en esto? Cada creencia que pone no es una verdadera fe, ella muere y se entierra.

La gente contemporánea dice: "¡Qué tiempos vivimos! Hubo una vez cuando éramos jóvenes, cómo nos amamos, cómo vivimos entre nosotros, ahora nada queda de ese amor." Les daré el ejemplo del abuelo Stoyán, de la villa de Golyama Moguila, que frecuentemente presumía de su valentía en su juventud. Cuando tuvo noventa años, tomó su bastón, fue a una gran fosa, y dijo: "¡Érase una vez cuando joven, qué bien saltaba aun sobre las más grandes fosas! ¡Vamos a probar si ahora también soy capaz de saltar sobre esta fosa!" Corrió y saltó – ¡dentro de la fosa! Cuando se vio en esta situación, se dijo: "¡Qué raro, cuando joven no era así! Cuando un hombre se hace viejo, se vuelve el hazmerreír en boca de la gente." Cuando salió de la fosa, miró a su alrededor para ver si alguien le había escuchado y se dijo: "Lo que uno fue cuando joven, es lo mismo cuando uno es viejo." – Así es. El hombre fuerte no puede volverse débil. También, la persona débil no puede llegar a ser fuerte. El hombre débil, es débil de por sí. La persona, en quien lo humano en su interior es fuerte, es débil; fuerte es el hombre en cuyo interior lo Divino es fuerte.

De aquí sacamos la conclusión: si su amor es humano, es débil; si su amor es Divino, es fuerte y constante. El Amor Divino, cuando uno es joven o viejo, es el mismo. El amor humano es cálido durante la juventud, frío en la vejez. El Amor Divino va en dirección opuesta: al principio es débil, al final – fuerte. Sólo el amor de la madre por su hijo es uno y el mismo durante todas sus edades: comenzando con el tiempo en que el niño estaba en su matriz, terminando en su vejez. Había un sacerdote de noventa años que se dirigía a su hijo de sesenta años con las palabras "mi muchachito" y palmeaba su espalda. El no veía delante de sí al adulto de barba y bigote blanco, sino veía a un muchachito. Las mismas relaciones existen también en el Amor Divino. Ella tiernamente se dirige a sus niños con las palabras "¡hijo, mi muchachito!" Si la gente es engañada por la forma exterior de las cosas, la Vida carece de significado.

Cualquiera que envejece en la Vida del Amor, va por el camino humano; cualquiera que se debilita en el Conocimiento, va por el camino humano; cualquiera que comete errores en su vida, va por el camino humano. Hay dos caminos en la Vida: el humano y el Divino. Alguien se disculpa, dice: "Perdónenme, soy un poco duro, rudo, tengo debilidades." No hay necesidad de disculparte, sino sólo decir la verdad: "Ando en el camino humano". La nobleza del hombre se expresa en su constante corrección. La persona noble, cuando comete un error, dice: "Esto es humano" y lo aparta. Cuando hace algún bien dice: "Esto es Divino" y también lo aparta. Incluso los filósofos más renombrados y hombres más instruidos, cometen errores. No hay un hombre en el mundo que no cometa errores. Un célebre escritor escribió su impresionante novela, pero quiso imprimirla sin errores. Y en verdad, el libro completo fue impreso sin errores, pero en el título de la novela, en letras grandes sólo un error se cometió. ¿Cuál fue el problema con este único error? – ¡Tú lo vas a corregir! En lo humano los errores son permitidos e inevitables. Si quieren alcanzar la perfección en lo humano, han tomado el camino equivocado. La perfección existe sólo en lo Divino. Lo humano es un método para aplicar lo Divino. Si no entienden las cosas así, están en el camino equivocado y al fin y al cabo no lograrán nada.

Todos los grandes, los justos, no importa si en sociedades religiosas o en el mundo, han creído en el camino Divino. En mi opinión hay dos tipos de gente. Unos que andan en el camino Divino; están en el interior, no importa si están en alguna comunidad religiosa o afuera en el mundo. La segunda categoría de gente, son los que andan el camino humano; ellos están fuera, no importa si están en una comunidad religiosa o en el mundo. Los resultados del camino humano son unos, del Divino – otros. Estos dos caminos tienen que juntarse. Cuando lo débil, lo humano, queda bajo control de lo Divino, se fortalecerá y se corregirá. Sólo Dios, en nosotros, tiene la fuerza para liberarnos de nuestras debilidades y sólo nosotros somos capaces de usar la fuerza de Dios para hacer el bien. Cada quien quiere usar el poder de Dios y lo puede usar, pero tiene que tener sólo una opinión de Dios: todo lo que Dios haga en él es bueno. Si dice que lo que Dios hace no es bueno, todo termina. Cualquier cosa que suceda, díganse: "¡Esto es para bien!"

Alguna gente contemporánea se pregunta por qué las cosas suceden de esta manera y no de otra. Digo: Todo sucede de acuerdo a las grandes leyes de la Naturaleza Sensata. Otros preguntan cuál es la manera correcta de orar, dónde tenemos que reunirnos a orar o resolver algunas cuestiones. Digo: ¡Miren dónde se reúnen los pájaros! Ellos hacen sus reuniones y encuentros en el aire. Muchos pájaros se reúnen, intercambian unos importantes pensamientos y luego se dispersan. ¿No podrían como los pájaros, tener sus reuniones en el aire? La misma cuestión preguntó una mujer-samaritana a Jesús hace dos mil años. Ella Le dijo: Señor, veo que Tú eres un profeta. Nuestros padres adoraron en este bosque, dices que Jerusalén es el lugar donde debemos tributar respetos." Jesús le dijo: "La hora ha llegado en que ni en el bosque, ni en Jerusalén deben adorar al Padre. Sino que la hora ha llegado y es ahora cuando los verdaderos peregrinos adorarán al Padre en Espíritu y en Verdad; porque así es como el Padre quiere que sean sus peregrinos. Dios es un Espíritu y quien Le tributa sus respetos, debe hacerlo en Espíritu y en Verdad." El verdadero servicio a Dios no está en la forma externa, no está en lo físico. ¡En lo que toca a servir a Dios, debemos ser perfectos! ¡Quienes le tributa respeto a Dios, tienen que hacerlo en Espíritu y en Verdad! En tanto, si quieren ser felices en la Tierra no deben buscar la felicidad en la arena, la cual algunos ponen en botellas de agua pura y todo el tiempo la agitan y lavan. En esto no hay ninguna felicidad.

De este modo, quien quiera servir a Dios debe saber que Dios vive y trabaja en toda la gente. Si piensa así, sus relaciones entre sí serán correctas. Muchos dicen: "Se necesita tiempo para todo, es necesaria la evolución para cada cosa." Sí, estoy de acuerdo con ustedes, tiempo, hace falta la evolución, pero ¿de quién? – De la persona débil. La evolución existe para la persona débil, pero no para la fuerte. La persona fuerte evoluciona ayudando al débil al progresar en su camino. Fuertes son los sensatos, las gentes grandes, en el mundo. Si una persona tiene una cuerda delgada, con la que sólo puede sacar diez kilogramos de agua, pero que debe sacar mil kilogramos, ¿qué hará? – Esa persona es débil, necesita tiempo para arrojar la cuerda en el pozo cien veces, para sacar mil kilogramos de agua. Si la cuerda es fuerte, gruesa, sacará inmediatamente mil kilogramos de agua del pozo. Esto significa que la evolución es necesaria para el débil, no para el fuerte. Para el hombre fuerte las cosas suceden inmediatamente.

Creo que ya han entendido mi pensamiento. A quien no me ha entendido, le diré: ¡Entra en el pozo una vez, dos, tres, cien veces! Cuando salgas de ahí, te preguntaré qué has aprendido en el pozo. Si has aprendido algo, no más querrás entrar y salir del pozo. Esto demuestra que has adquirido cierta experiencia, tienes ciertas comprensiones. Si no has adquirido la necesaria experiencia, si no tienes las necesarias comprensiones de la Vida, todavía entrarás y saldrás del pozo. En la Naturaleza existe la siguiente ley: para la persona sensata, el agua no será extraída de manera mecánica con una bomba, saldrá sola a la superficie terrestre en la forma de un manantial. Digo: a los sensatos el agua llega sola, no hay necesidad para que ellos bajen por ella.

Nuestra actitud hacia el agua es similar a nuestra actitud hacia Dios. Cuando amamos a Dios Él estará dentro de nosotros; cuando no lo amamos, Él está fuera de nosotros. Entonces lo buscaremos a derecha-izquierda, arriba-abajo y no Le encontraremos. Entonces, como el cantor de salmos, nos diremos: "Mi almohada está mojada de lágrimas pues te has ido, Dios." ¿Cuál es la razón de que no encontremos a Dios? – Dios está dentro de ustedes, no Lo busques fuera de ti. Cada uno entiende las cosas de la forma cómo han sido puestas en su interior. Digo: Es correcto que entiendan cosas como que Dios los ha creado. Obsérvense y verán que exactamente de la forma en que su conciencia se expande cada día, las cosas adquieren a diario una más y más nueva expresión. Los bienes en el mundo, al igual que el mundo en sí mismo – todo, está oculto en el alma humana y en el espíritu humano.

Ahora, no piensen que una persona es capaz de extinguir la pequeña, la microscópica luz que brilla en su alma y en su espíritu. Este es el fuego Divino en el hombre, el cual nunca se apaga. No importa cuáles son las condiciones en las que uno cae, ese fuego nunca se detiene. El fuego humano es parecido al fuego de leña verde. Las doncellas algunas veces hacen de sus reuniones un fuego de leña verde, que se eleva alto, pero después de diez-quince minutos se apaga. Deben saber que todo, lo que como la leña verde sube alto y pronto se apaga, es humano. No dura por mucho tiempo. Por esto, en lo humano no deben basar su fe. ¡Si quieren ser fuertes, confíen en lo Divino en ustedes! Pongan su fe en Ello. Al momento en que dudan de Esto, son débiles. Al momento en que creen en lo Divino en ustedes, son fuertes. Toda vez que rompen su relación con el pensamiento Divino, entran en lo humano, en la ley de la evolución. Cuando se conectan con lo Divino, entran en el mundo de las manifestaciones Divinas. El mundo humano es un mundo de encarnación, enredado en la materia, mientras que el mundo Divino es un mundo de infusión. Yo conozco dos mundos: si son fuertes, entran en las manifestaciones del mundo Divino, en la ley de la inspiración; si son débiles, entran en la ley de la encarnación – bajando a la materia. Alguien dice: "Creo en la evolución. Sólo a través de la evolución lograrán nuestros ideales." – Es cierto, la evolución es para la gente débil, pero para la gente fuerte lo Divino ha de prevalecer sobre lo humano. No mezclen estos dos mundos, empiecen a limpiar su conciencia de todas las cosas secundarias para que sean capaces de distinguir a cada momento dado, en qué mundo viven.

Pregunto: ¿Cuál es la idea más importante de todas las que han oído? Digo: La idea más importante para cada uno es la que ha entendido mejor y que puede aplicar en su vida. Esa idea representa para él el kilogramo de trigo, del que puede preparar pan y comer. El resto, que no entendió son los mil kilogramos de trigo en el granero. Es la misma ley en las matemáticas y en las otras ramas de la ciencia. Aquél que entienda los números del 1 al 10, también entenderá todas las reglas y manipulaciones en matemáticas; aquél que no entienda los primeros números, no podrá manipular con el resto.

Todas las gentes religiosas hablan de servir a Dios. Hay dos maneras de servir a Dios: una, es servir con creencias, y la otra es servir con esa fe insensible que no contiene duda alguna ni vacilación alguna. Cuando uno sirve de esa manera, cuando llegan los sufrimientos, las pruebas, uno sonríe un poco y dice: "Esta es la Voluntad de Dios, todo es para bien." Cuando la pobreza llega, le pregunta: "Escucha, ¿quién te envió conmigo?" – "Dios" – "Entonces te voy a decir por qué eres la pobreza. Eres pobreza porque no has escuchado a Dios." Uno difícilmente se las arregla con la pobreza, viene la ignorancia. – "¿Quién te envió conmigo?" – "Dios" – "Tú eres ignorancia porque no escuchaste a Dios, no quieres aprender." Después de la ignorancia, viene la enfermedad. Él le pregunta: "¿Quién te envió conmigo?" – "Dios" – "Tú eres la enfermedad desde que no amas la salud, la excluiste de ti misma. Si quieres que te ame la gente, trae la salud. Vamos, vete ya, enhorabuena, no tengo tiempo libre para ocuparme de ti." Finalmente, el pecado también llega con él. Le pregunta: "¿Quién te envió conmigo?" – "Dios" – "Ve a servir a Dios, a ejecutar Su Voluntad y pronto te crecerán alas." – "Pero, soy un pecador." – "Vete y no peques más. ¡Haz lo que no has hecho hasta ahora!" – "Mira, tengo una debilidad. Bebo." – "Eso no importa. Bebe de la mejor agua nectarina." De esta manera, justamente, el hombre de fe insensible se las arregla con todas las situaciones negativas de la vida. Esa es la manera correcta de actuar, gracias a la cual cada uno puede adquirir la libertad. Cada uno, que quiera adquirir la libertad, que se aplique de esta manera.

Muchos piensan que su vida está vacía, que carece de significado. No, su vida, no importa qué pequeña sea en comparación con toda la Vida, tiene algún significado, pero no el significado que el Todo. Así como la vida de una hormiga no resuelve toda la Vida del Ser, así es como la vida de una persona no resuelve toda la Vida del Ser. Sólo lo Divino en el hombre resuelve la Vida en todas sus fases. ¡No hay nada mejor, más bello, que una persona que vive en Dios! Sólo entonces, ésta puede comprender qué cosas son el Amor Divino, la Sabiduría Divina, la Verdad Divina, la Justicia Divina, la Virtud Divina, la misericordia, la amabilidad, la moderación, etc. Quienquiera que encuentre semejante persona, sonreirá ante ésta. Todos los seres que viven en Dios y con Él, sonríen.

Había un lago en uno de los desiertos, cuya agua era pura como cristal – todo se espejaba. Por las tardes, durante los días más calurosos todos los animales – osos, tigres, leones, conejos, serpientes – iban a beber agua, pero ninguno de ellos hacía daño a los demás. ¿Por qué? – Cada animal se inclinaba a beber agua y después de tener suficiente, satisfecho se retiraba a su lugar. La gran sed abarcaba completamente la mente de todos los animales y nadie pensaba cómo hacer daño a los demás. Tigres, lobos, osos, conejos y serpientes – todos bebían agua juntos. Digo: Hay un lugar donde toda la gente puede comprenderse. ¿Dónde está ese lugar? – En el limpio, lago cristalino. ¡Todos ustedes vayan a ese lago! Es el Amor Divino, donde las almas humanas deben ir a beber. Dirán: "¿Cómo encontrar ese lago?" – Vayan con los animales, ellos les dirán cómo encuentren bonitos manantiales en las montañas. El alma sedienta encontrará por sí misma este manantial. El alma que no esté sedienta no podrá encontrarlo.

Hoy, no haré conclusión alguna. Recuerden lo siguiente: cuando Dios comienza a trabajar en su conciencia, ese es el principio de las cosas y ese principio es bueno. Cuando Dios comienza a trabajar, el principio es bueno y el final, es bueno. El principio es como el final – el fruto del trabajo. Dios dice: "Soy alfa y omega, principio y fin." Cuando el hombre trabaja en Dios, el hombre es el principio, Dios es el fin. En lo Divino Dios es el principio y el hombre – el fin. En lo humano el hombre es el principio y Dios – el fin. Por eso la Escritura dice: "¡Y Dios será guardián de tu espalda!" En lo Divino es lo opuesto: nosotros seremos guardianes de nuestras espaldas en tanto Dios será el principio. Si ustedes comprenden estas ideas y las aplican, tendrán los mejores resultados; si no las comprenden, permanecerán en la vieja vida. Digo: comiencen a trabajar y no piensen en la vida vieja. Cuál fue su pasado no pregunten. Vivan con el presente y el pasado donde la Nueva vida concluye. Si son sensatos y viven de acuerdo con las leyes de la Gran Naturaleza, podrán cambiar su destino. Cuando lo Divino prevalece en su interior, su vida mejorará. La persona sabia puede hacer bello todo, en tanto el estúpido puede arruinar las cosas más hermosas. Todo depende de nosotros. Si Dios vive en nosotros, seremos fuertes y capaces de hacer todo. Con esto, no presuman ante la gente que Dios vive en ustedes, sino demuestren su fuerza en la práctica. Si Dios vive en ti serás enseguida capaz de resolver el problema más difícil. Te preguntarán cuál es la raíz cuadrada de cierto número dado- "La raíz cuadrada de este número es tal y tal." Lo Divino resuelve las cosas inmediatamente.

¿Cómo debe ser el discípulo de la Nueva enseñanza? – ¡El discípulo de la Nueva enseñanza debe tener el corazón limpio como el cristal, la mente luminosa como el Sol, un alma noble, espaciosa como el universo entero y un espíritu poderoso como Dios y uno con Dios! Cuando alguna dificultad llegue a tu corazón, saca la regla de tu corazón y di: "Como discípulo tengo que tener un corazón limpio como un cristal, sin nada impuro." Si alguna dificultad llega a tu mente, di: "Tengo que tener una mente luminosa como el Sol, sin ninguna oscuridad." Cuando alguna dificultad llegue a tu alma, di: "Tengo que tener un alma noble, espaciosa como el universo entero, sin ninguna pequeñez." Finalmente, cuando alguna dificultad llegue a tu espíritu, di: "¡Debo tener un espíritu poderoso como Dios y uno con Dios!" Cada día, cuando estés ante una situación difícil, dependiendo de la situación, refiérete a la regla relevante y pronúnciala varias veces al día. El mal viene a tí, te dice: "puedes pecar un poco"; le dirás: "¡No, debo tener un corazón limpio como un cristal!" Lees la regla y la pones en tu bolsillo. El mal viene a tí, comienza a influir en tu mente: "Ese trabajo puede hacerse también de otra manera." – "No, yo tengo que tener una mente luminosa como el Sol." – "¿No puede ser un poquito menos – como la luz eléctrica?" – "¡No, no puede ser!" Luego, el mal viene a tentar tu alma; le dirás: "Mi alma tiene que ser vasta como el universo." Finalmente, el mal viene a tentar tu espíritu, le dirás: "Mi espíritu tiene que ser poderoso como Dios y uno con Dios." Después de todos estos intentos el mal está en un apuro y dice: "Esta gente está educada, no puedo tentarles con nada."

Corazón limpio, mente luminosa, espaciosa, alma vasta y espíritu poderoso – esta es la cadena con la cual pueden atar al mal y ser libres.

Quiero que sean absolutamente libres. Entiendo: libres en sus ideas, en sus creencias, sentimientos, pensamientos y actos. Imaginen que vivieron en el tiempo cuando Cristo estuvo en la Tierra y la gente alrededor de Él los convencieron que Él justamente es Cristo, el esperado Mesías. Otros, los convencen de lo contrario. Una discrepancia aparece en su alma, ustedes buscan a Cristo, se confunden. Digo: Crean en su fe interna, en su profunda convicción. No busquen a Cristo aquí y allá, Él está dentro de ustedes, en su alma. Sólo una persona libre puede encontrar a Dios y tener una opinión de Él. Cuando los veo y cuando me ven, debemos tener sólo una opinión uno de otro. ¿Por qué? – Porque Dios vive en ambos. Si piensan así, dirán: "Ese hermano es excelente porque Dios trabaja en él. Este Maestro es excelente porque Dios trabaja a través de él." Tan pronto seamos portadores de lo Divino, tendremos un corazón limpio, una mente luminosa, un alma vasta y un poderoso espíritu. Esto sólo puede ser logrado con Dios en ustedes.

Dicen: "Dura, difícil es nuestra vida." – ¡Dejen de torturarse! – "Pero es difícil amar." ¿Por qué se atormentan con el amor? Cuando Dios entre a vivir en ustedes, Él les mostrará cómo deben amar. Él les mostrará los métodos del Amor y las leyes de la Sabiduría. Entonces, ustedes amarán y su Amor será sagrado. Será una bendición para los que ustedes aman y para quien los ama.

Así que, me dirijo a todos – jóvenes, viejos y a aquellos que han iniciado y a quienes no han iniciado, y les digo: ¡Comiencen todos a trabajar! Algunos dicen: "No hemos aprendido nada, aún." – Sí, el Conocimiento, así como la Virtud no pueden ser vertidos en su cabeza con embudo. Dejen a lo Divino trabajar en ustedes y cuando se revele, actúen como los dos hermanos: sacrifiquen su propio bien por lo Divino en su interior. Si no actúan así, una discusión aparecerá en ustedes. Muchos preguntan: "Tenemos que ser educados." – Tienen que, por supuesto. Nosotros no estamos satisfechos con el conocimiento ordinario, con el amor, la sabiduría, la verdad, la virtud y la justicia ordinarios. Si esto es cuestión de conocimiento, nosotros nos esforzamos hacia el Conocimiento que Dios tiene; si esto es cuestión de amor, sabiduría, verdad, justicia y virtud, nosotros nos esforzamos por adquirir Amor, Sabiduría, Verdad, Justicia y Virtud Divinas. Las cosas ordinarias no existen en nuestro diccionario. Nuestro ideal se dirige hacia lo Divino, lo elevado, lo grande, lo real, hacia todo lo que crea las sombras, sin ser sombra.

Dicen: "Soy ignorante." No hablen de ignorancia. – "Soy pecador." No hablen de pecado. – "Soy débil." No hablen de debilidad. Pablo dice: "Nosotros, los fuertes tenemos que cargar a los débiles." Quiero decir que Dios, que es fuerte, puede cargar nuestras debilidades. Cada uno, en quien Dios vive, puede cargar a los débiles. Le digo al débil: "Dios puede vivir en ti y serás fuerte. Dios puede vivir en todos ustedes y serán fuertes. Consecuentemente, den libertad a Dios en ustedes, no lo limiten, no le den reglas de cómo debe actuar. No pidan a Dios ropa, zapatos, sombreros – comiencen con lo básico, con la Vida. La ropa, los zapatos, los sombreros vendrán por sí mismos. Toda vez que la Vida Divina venga a ustedes, adquirirán todo. ¡Esta Vida es hermosa! Trae Libertad a nuestras almas. Cuando despiertas feliz por la mañana, sé que esta es la cara Divina en tí. No hay mayor bendición que ver la cara de Dios feliz y contenta.

Muchos de ustedes están enterrados en una tumba y gritan, se quejan desde abajo. Digo: ¡Levanten la tapa de su tumba y salgan! Cuando pusieron a Cristo en la tumba, pusieron sobre Él una lápida y una enorme piedra sobre ésta. ¿Pudo Él solo retirar la piedra de su tumba? – No pudo. Cristo recibió 80,000 golpes de los soldados romanos y cuatro grandes clavos en sus manos y pies, como resultado estaba débil como para mover por sí solo la piedra sobre la lápida en su tumba. Un Ángel vino del Cielo para mover la piedra de la tumba de Cristo y Cristo resucitó. Actualmente ustedes también están débiles como Cristo lo estuvo otras veces; están todos crucificados en la cruz, tienen clavos en sus manos y pies. Sin embargo, hay una esencial diferencia entre ustedes y Cristo: Cristo murió y resucitó, mientras que ustedes están crucificados en la cruz sin aún haber muerto.

Les daré un ejemplo para aclarar mi pensamiento. Un predicador en América hablaba a los oyentes sobre la generosidad. Les decía que para salvar a una persona, él tiene que sacrificarse por Dios, es decir, sacrificar lo humano por lo Divino. Uno de los oyentes presentes – un ricachón, mientras escuchaba este sermón, dijo: "No, una persona puede salvarse sin sacrificios y sin gran generosidad. ¿Cómo se salvó el bandido clavado junto con Cristo en la cruz? ¿Qué sacrificios hizo él?" El predicador le contestó: "El bandido en la cruz estaba moribundo, tú aún eres un bandido vivo." Es lo mismo con ustedes. Ustedes están crucificados en la cruz, pero no han muerto aún. Cuando mueran, será otra cuestión. Todo el apuro es mientras están en la cruz. Ustedes están crucificados en la cruz y gritan, hacen ruido. Cristo también, cuando aún estaba vivo en la cruz, gritó: "Dios, por qué me abandonaste para mofa, para profanación de la gente?" Dios Le dijo: "Este trabajo ya casi termina." – "¡Con tal que este trabajo se lleve a cabo, hágase Tu voluntad! En Tus manos entrego Mi espíritu." Luego, Cristo se fue, bajaron Su cuerpo de la cruz, Le pusieron en la tumba, la cerraron con una losa y así es como le dejaron y aquí permaneció tres días. Al tercer día, vino un ángel del Cielo, quitó la piedra de la losa, alzó la losa de la tumba y Cristo resucitó. Ustedes también gritan en la cruz, así: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me abandonaste para mofa y profanación del mundo? Dios dirá: "Todo se ha consumado." Después de esto, vendrá Nicodemo, pedirá permiso para bajar su cuerpo de la cruz, los envolverá en una sábana, los pondrá en la tumba y arriba la cerrará con una losa y una piedra sobre ella. Después de eso, los sacerdotes vendrán a sellar su tumba para que los discípulos no vengan a robar su cuerpo. Tres días después de eso, un ángel del Cielo vendrá, retirará la piedra, bajará la losa y ustedes resucitarán.

Entonces, digo: la cuestión será fácil cuando los bajen de la cruz, pero todo apuro está cuando aún viven en la cruz. ¡Finalmente, ustedes tienen que morir! Por "morir" entendemos, transformación de la conciencia. Cuando Cristo murió en la cruz, Su conciencia se transformó, Él recibió la iluminación del gran orden en el mundo, para lo nuevo, que viene a la Vida. Cuando la Nueva vida despierte en ustedes, la vieja vida cederá su lugar a la nueva y ustedes bajarán de la cruz mística de los sufrimientos. Después de eso, un ángel bajará del Cielo, removerá la losa inscrita de su tumba y ustedes entrarán a la libertad de la Nueva vida – en la resurrección. Sólo así, Dios entrará a vivir en ustedes y ustedes comenzarán su trabajo en la Tierra. Después de la resurrección, Cristo pasó entre sus discípulos cuarenta días completos, invisible para el mundo, durante ese tiempo siguió predicándoles. El Evangelio dice: "Y abrió sus mentes para que entendieran las Escrituras." Sólo el que resucita adquiere la Vida verdadera, eterna, esencial – la Vida de inmortalidad.

Ahora, creo que han entendido todo lo que les he hablado. Estas son palabras de liberación. Los que han entendido mis palabras formen alrededor de sí mismos una salvaguarda. Divina de armonía y unidad: unidad de pensamientos, unidad de sentimientos y unidad de acciones y esfuerzos en todas direcciones. Estamos a favor de la Gran Vida, que se revela en todas direcciones – en la físico, espiritual y en la Vida Divina como partes de un organismo común Divino. ¡Sean portadores de esta unidad! La Divina enseñanza se encuentra en lo que apliquen cada día de su vida. Si aplican esta Enseñanza, no necesitarán ninguna otra filosofía, ninguna otra enseñanza. Luego de que la apliquen y la prueben, cada uno de ustedes vuelva para decirle a los demás cómo encontró este Camino.

Así que, trabajen duro este año para aplicar la Divina enseñanza. Llamo a este año, Divino – año de la limpieza. El año pasado fue el año del Amor. La madre luego de dar a luz a su hijo comienza a limpiarlo porque está débil, frágil y no puede limpiarse por sí mismo. Puede llegar a ser un genio en el futuro, un santo, un gran científico, pero hasta que crezca la madre lo limpia dos-tres veces al día. La limpieza también es necesaria para los mayores, hasta que lo Divino sea fuerte en ellos. La limpieza es tan natural y tan necesaria para los mayores como lo es para el pequeñito. Cuando lo Divino crezca y se haga cargo de lo humano, se volverán fuertes y vivirán una Vida elevada e ideal. Hasta que llegue este tiempo, todo el tiempo límpiense. Todo la gente tiene debilidades. Las debilidades humanas son condiciones para la manifestación del alma. Cuando un alma se encuentra en estas limitadas condiciones, comienza a buscar aquí y allá así como la abeja que pega en la ventana cerrada de un castillo, hasta que se libera. Ella no ve que hay obstáculos. Los obstáculos en el mundo son necesarios para nuestro progreso. Cuando lo Divino llegue en nosotros, liberará el alma de todos los obstáculos y limitaciones.

Digo: ¡Necesitan a todos fe absoluta, positiva! No importa qué difícil les parezca esta Enseñanza, digan: "Todos nosotros podemos entender y aplicar la Divina enseñanza." – "Todavía, nuestra fe es débil." – ¡Esto debe desaparecer! Su fe no es débil. – ¿Tenemos que dejar al mundo para servir a Dios? – No, vivirán en el mundo. Cada quien hará su tarea dondequiera que esté. – ¿Con qué métodos? – Con los métodos de la Divina enseñanza. Todos saben qué los viejos métodos han contribuido en el pasado. La gente del pasado también vivía en los bosques, servía también en monasterios y adoraban a Dios en iglesias, pero todavía sus problemas permanecen sin resolver. Ahora, el servicio basado en la libertad interior se debe aplicar. Escuchen todos la profunda voz interior donde uno encuentra los verdaderos métodos para servir. De esta manera uno se liberará a sí mismo. Si lo Divino despierta en la persona, sólo ésto será capaz de liberarla.

Les daré el ejemplo de un criminal Americano que arrestaron en la prisión por muchos robos y crímenes. Amarraron sus piernas y sus manos con sogas y le dejaron acostado en una cama seguros de que estaba a salvo. El guardia que lo custodiaba, entró una noche con una vela y como estaba de prisa a salir olvidó la vela en el cuarto del criminal. El criminal viendo que estaba solo en el cuarto, vio la vela y gritó: "¡Hay una manera de salvarme!" Alzó sus piernas a la llama de la vela, quemó las sogas y las liberó. Luego de eso, puso las sogas que tenía en sus manos en la flama y se quemó. Así se liberó de las sogas – las condiciones que lo limitaban, abrió enseguida la ventana y escapó al exterior.

Si el mal en el mundo ha atado sus manos y pies con sogas, pero Dios ha dejado en su cuarto una vela ¿deben preguntar qué hacer? – ¡Quema la soga! – "Pero, ¿está permitido" – ¡Está permitido! ¿Se le permitió al mal atarte? Cada quien, con su voluntad, puede poner la soga en la vela para quemarla y liberarse. – "¿Debo salir por la ventana o por la puerta?" – Por la ventana. ¡Si la ventana está cerrada, sal por la chimenea! Sal fuera por donde puedas. No necesitas ninguna otra filosofía. Cada quien debe luchar por la Libertad de su alma. Este es todo un proceso. Adquiriendo su Libertad, una persona se reeducará, crecerá, alcanzará la gran moral de la Vida cuando el mal nunca tenga fuerza para atarle sus manos y pies con sogas.

Sólo de esta manera la Nueva vida entrará en el mundo y serán capaces de realizar todo lo que el alma y el espíritu desean. Sólo así nosotros seremos queridos por Dios y nosotros, querer a Dios. Sólo así estaremos alegres con Dios, y Él estará alegre con nosotros. ¿Cuándo sucederá esto? – Cuando Dios venga a vivir en nosotros. Si les pregunto si han hecho un lugar a Dios en ustedes, esto significa que no confío en ustedes. Tengo fe que lo van a hacer porque les digo la gran Verdad. Les transfiero mi experiencia. De la misma manera he logrado mi libertad.

Recuerden lo siguiente: yo tengo sólo una opinión de Dios – Todo lo que Dios hace en mi está bien. También Dios tiene una sola opinión de mi: Todo lo que hago por Dios está bien y es verdadero. Cristo dice: "El Padre vive en Mi y Yo vivo en Él." Digo: Ese es el Camino para lograr la libertad Espiritual interna y para realizar todas las bondades en el mundo. No hay otro camino. Si no es ahora, entonces mañana o cuando sea, sólo en este camino lograrán su Libertad. A quienes se dirijan, si él sabe la Verdad, les dirán lo mismo. Si no sabe la Verdad los engañará con esto o aquello, con estas o aquellas palabras. Cristo dice: "El Padre y Yo somos uno. Mi Padre vive en Mi y Yo vivo en mi Padre. Dios trabaja en Mi y Yo trabajo en Él."

Yo quiero que sean libres porque sólo entonces podrán manifestar y desarrollar sus talentos y habilidades. Entonces el Amor, la Sabiduría, la Verdad, la Justicia y la Virtud, que manifiesten estará en su lugar. Si aplican esta Enseñanza estarán frescos y felices, serán profundos como el mar y el cielo. ¡Necesitan la profundidad ahora! Si viven así, no importa qué sufrimientos vengan a ustedes, la idea de que Dios está con ustedes y ustedes están con Él se elevará en su mente. Si piensan así, Él los bajará de la cruz en la que están crucificados.

Ahora ustedes dirán: "¿Qué tenemos que hacer, no oraremos?" Pregunto si una persona tiene que orar por su libertad ¡Váyanse a trabajar! ¡Quemen en la vela la cuerda de sus manos y pies! – "¿No cantaremos?" ¿Cuándo canta una persona? – Cuando uno termina su trabajo. ¿Cuándo cantan las segadoras? – Cuando fueron y regresan de sembrar pero no mientras trabajan. Ustedes, cuando iban al trabajo cantaban. Ahora ya están en el trabajo. Quien trabaja no canta. Cuando acaben su trabajo cantarán de nuevo. No pueden cantar siempre. Si los hago ir al Vitosha por algún trabajo en un caluroso día de verano, ¿podrán cantar? Mientras suben sólo pueden cantar en su alma, pero después que suban al Vitosha y terminen un trabajo dado, podrán cantar libremente. Hay un tiempo definido para cada cosa; para cantar también hay un tiempo definido.

Hoy, es un día de trabajo – el primer día de su conciencia, el primer día de trabajo Divino. Hasta ahora ustedes no han trabajado. El trabajo de hoy definirá su futuro por toda le eternidad. Sabrán: el hoy, define su futuro. Es uno de los más hermosos días de su vida en la eternidad.

Cristo dice: "Mi Padre trabaja y Yo trabajo." Ahora yo quiero que todos trabajen porque están en día de trabajo. No digan que van a trabajar por la tarde. No, este día no tiene noche. Es un día eterno, sin atardecer durante el cual el Sol no se pondrá. Es el día del alba eterna – día en que las cosas tienen principio y no tienen fin. Es el más hermoso día eterno de Felicidad y Contento. La Escritura dice: "Cuando veo Tu rostro, mi alma se regocijará." Este versículo habla de este hermoso día de trabajo. Sólo cuando uno trabaja para Dios puede ver el rostro de Dios y su alma se regocijará.

Ahora dirán: "Sería bueno si todos los hermanos y hermanas del país estuvieran aquí!" Digo: Todos están aquí. ¿Por qué? – Porque cada hermano y hermana del mundo físico que está inscrito arriba en la Fraternidad Blanca tiene dos delegados que le representan – uno, en el mundo Divino y otro en el mundo de los ángeles. Si mil gentes vienen aquí, de hecho hay tres mil poderosos héroes: mil personas en el mundo físico, mil en el mundo de los angeles y mil – en el mundo Divino. La fuerza no está en ustedes que están en el mundo físico sino en esas tres mil gentes reunidas. Ellos son los que trabajan, no sólo los del mundo físico. ¿Saben lo que estos ayudantes de arriba pueden hacer? – Ellos llevan a cabo el trabajo de Dios. Él trabaja a través de ellos.

¡Así que, sin cantos, sin oraciones, sin manos besadas! ¡Todos váyanse a trabajar! De lo alto seguirán a quién está preparado para trabajar y a quién ha empezado a trabajar.

Los felicito por este gran día de trabajo. ¡Sean todos héroes y cotrabajadores del trabajo de Dios! Este día ha llegado ya. ¡Comiencen el trabajo Divino porque este define su vida futura!

Equipo de traducción al español:

Zornitza Gáneva - Bulgaria

José de Jesús Saavedra Aceves - México

Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente.

Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones.

Copyright (c) 1997 Publishing House "Byalo Bratstvo" All Rights Reserved

 

Home English Russian French Bulgarian Polish Deutsch Slovak Spanish Italian Greek Esperanto

About    Search History    Top 100    Search Help